Colabora: HobbyConsolas colabora con Nintenderos
[Análisis] Two Point Hospital para Nintendo Switch
PorSergio Salón  - 
Ver comentarios

[Análisis] Two Point Hospital para Nintendo Switch

Para aquellos que hace años jugáseis a Theme Hospital, es posible que un gestor de hospitales cargado de diversión y sentido del humor ya no os suena tan descabellado. Tanto para esos jugadores como para los que nunca lo probasen llega Two Point Hospital, el juego de Two Point Studios distribuido por SEGA que quiere postularse como uno de los mejores gestores del catálogo de Switch. ¿Hacemos nuestro diagnóstico?

¿Qué ha podido encontrar, doctor?

Nada más comenzar, nos ponemos a dirigir un pequeño hospital de pueblo, donde vamos aprendiendo todas las nociones de gestión de centro de salud. Y pronto vemos que nada es normal en este mundo.

Desde el primer minuto gestionaremos todo. Y cuando decimos todo, es absolutamente todo. Somos los responsables de la construcción de la estructura de nuestro hospital, recepción, salas de consulta, enfermería, salas de diagnóstico, salas de tratamientos especiales, aseos… etc. No bastará con que llevemos a cabo su construcción, sino que debemos tener en cuenta también la mejora del equipo, la decoración y la calidad de los elementos que estarán en los espacios comunes.

Por supuesto, para estas salas debemos contar con el mejor personal, y esto también está en nuestras manos, como verdaderos gestores del hospital. Debemos contratar a personal para que hagan funcionar nuestro hospital y los pacientes no se nos amontonen. Desde auxiliares para anotar las citas hasta los mejores médicos que puedan realizar rápidos diagnósticos, pasando por eficientes enfermeros y bedeles que mantengan en buen estado todas las instalaciones.

¿Os parece poco? Pues también debemos estar pendientes de los ingresos de nuestro hospital, que irán variando en función de los casos atendidos con éxito, los salarios de nuestros empleados, los gastos en instalaciones…etc. Aquí también tendrá importancia nuestra habilidad como gestores económicos, pues debemos controlar los gastos en base a los beneficios obtenidos, pudiendo solicitar préstamos, despedir personal, subir el sueldo de los empleados cuando tengamos holgura para mejorar el ambiente del equipo…etc.

Además, a medida que ganemos prestigio y aumentemos nuestra reputación, ganaremos Kudosh, una especie de moneda virtual dentro del juego que nos servirá para desbloquear más elementos que comprar de cara a mejorar nuestras salas e instalaciones.

La primera piedra de un imperio sanitario

El primer hospital no será más que la piedra base para comenzar a forjar nuestro imperio sanitario. Una vez que tengamos soltura con la gestión, veremos cómo se expanden nuestras instalaciones y cómo podremos afrontar nuevas situaciones, a cual más disparatada.

Para acceder a nuevos dominios, debemos ir cumpliendo con una serie de misiones y retos que se nos irán planteando para subir el nivel de nuestro hospital. La categoría máxima a conseguir es la de 3 estrellas y lograrlo nos abrirá las puertas para poder acceder a nuevas localizaciones en el país. Así, pasaremos desde gestionar un tranquilo hospital en un pueblo portuario hasta llegar a una clínica en la montaña, donde los seísmos azotan nuestro hospital, con las consecuencias que esto acarrea para nuestra gestión.

El juego nos plantea esta gestión a través de años. Durante este tiempo, recibiremos visitas de inspectores de sanidad y los denominados VIP se dedicarán a valorar nuestra reputación. Por tanto, el marketing de nuestros hospitales también debe cuidarse al dedillo. ¿Para qué? Pues para poder acceder a nuevas ubicaciones y que el precio de nuestras acciones como empresa suban.

Además, cada año se establecen una serie de premios a los mejores dentro del sector sanitario: desde el mejor hospital hasta el favorito de los pacientes, mejor médico, hospital sin ninguna muerte por año… etc.

Un momento, ¿hemos dicho muertes? Pues… la verdad es que sí…

¡Se nos va, doctor, se nos va!

Las enfermedades en Two Point Hospital no son para nada normales. El sentido del humor cubre toda la tónica de juego, haciendo que nos echemos unas cuantas risas con cada uno de estos «problemas».

Así, podemos encontrar desde una enfermedad llamada «Lumbreras», donde los pacientes presentan una cabeza de bombilla, hasta una epidemia payasística, pasando por lunáticos vestidos de Freddie Mercury cuya enfermedad es creerse estrellas del rock.

¿Cómo se curan estas enfermedades? Con máquinas especializadas que sirven para cambiar la cabeza de los pacientes, despachos de psiquiatría que curan el rock a los afectados o incluso una carpa de circo que «desgracia» a los afectados. Pero, como dijimos antes, si tardamos en atender a los pacientes, nuestros enfermeros no cuentan con la experiencia adecuada o nuestras máquinas no están en buen estado, pueden llegar a morir. Eso sí, incluso la muerte es algo cómico dentro de Two Point Hospital.

Si uno de nuestros pacientes muere, quedará su espíritu en forma de fantasma blanco que se paseará por las instalaciones manchando todo de ectoplasma. ¿Cómo se soluciona? ¡Pues contratando un bedel con experiencia en la caza de fantasmas!

Casi precisión de cirujano

Y entonces, ¿cómo se maneja todo esto? Tenemos multitud de opciones que controlar con nuestros botones y los sticks. Y lo cierto es que todo va bastante bien en cuanto a comodidad se refiere. Eso sí, en ocasiones nos damos cuenta de que el hábitat natural de este juego es el PC (plataforma en la que se puede disfrutar desde hace más de un año) y se hace un poco más extraño controlar todo cuando el caos reina.

No son pocas las ocasiones en las que todo parece amontonarse: pacientes en espera, médicos y enfermeros que necesitan un descanso y se lo toman en la sala de personal, auxiliares de recepción que no dan abasto, muertes que no podemos controlar… y a veces se entendería todo un poco mejor con un ratón que con un pad. Aunque eso sí, no quiere decir que el control en Switch sea para nada malo.

Ese caos del que hablamos quizá a veces desborde un poco al jugador, pudiendo agobiar a los menos experimentados. Pero nada que no se solvente con buenas dosis de práctica. Además, si sentimos que todo nos supera, tenemos la opción de pausar directamente el ritmo del juego, pulsando la palanca del Joy-Con izquierdo. Con el derecho podemos controlar una velocidad lenta, normal y rápida. Y esto se agradece mucho a la hora de disfrutar de su jugabilidad.

En la parte de la construcción de salas y distribución de elementos, los controles van realmente bien, aunque de nuevo se nota que la precisión no está tan lograda como con un PC. Repetimos, la adaptación en este punto es genial, pero hay momentos en los que se puede echar en falta esa precisión.

¿Cómo lo ve, doctor?

Si conocéis la serie de Wallace & Gromit, en cuanto echéis una primera partida a Two Point Hospital encontraréis aspectos muy familiares. Y es que los personajes del juego, modelados con este estilo de plastilina, recuerdan mucho a dicha serie.

En este sentido, encontramos unos gráficos simpaticotes que cumplen de manera notable en consonancia con el sentido del humor que el juego quiere expresar. El título va fluido en todo momento y salvo algunos tiempos de carga algo largos al iniciar el juego, no hemos encontrado ningún otro problema reseñable en lo técnico. El juego se mueve sin problemas tanto en modo TV como en portátil, donde es una verdadera gozada poder disfrutarlo en cualquier parte.

Por otro lado, en el aspecto sonoro encontramos melodías que se reproducen en la emisora de nuestro hospital. Se trata de canciones que acompañan bastante bien a modo de hilo musical. Entre medias, escucharemos algunas frases y recomendaciones de recepción (en inglés, solo los textos están en castellano) que aportan mayor dinamismo al juego. En este sentido, es probable que se echen en falta algunas melodías y que calen un poco mejor a la hora de acompañar nuestras horas de juego, ya que algunas pasan sin pena ni gloria.

Sin paños calientes, ¿cuánto me queda?

Empezar a jugar a Two Point Hospital es un verdadero peligro para nuestras horas. Y es que es muy fácil agarrar nuestra consola y darnos cuenta de que el tiempo ha pasado sin darnos cuenta, dado todo lo que nos propone desde un principio y la diversión que sabe proporcionarnos nada más arrancar.

Se trata de un título que incita a seguir, a estar pendiente de cada aspecto de nuestro hospital, mejorarlo, conseguir mayores premios… etc.

¿Conseguimos tres estrellas y nos olvidamos de un hospital para pasar a otro? No penséis que esto es así. Podéis hacerlo, sí, pero volveréis a gestionar todos los hospitales para descubrir nuevos visitantes, más enfermedades cómicas, obtener nuevos premios, construir más salas…etc. Y en este punto, Two Point Hospital os dará horas y horas de diversión.

Curiosidades de Two Point Hospital

  • La versión de Two Point Hospital de Switch ha sido la más solicitada por los usuarios, según expresó recientemente su equipo responsable.
  • El juego trae incluidas dos expansiones de salida: Bigfoot y Pebberley Island, que nos da la posibilidad de contar con nuevas enfermedades, localizaciones y recursos dentro del juego.
  • Sabemos que para marzo contaremos con Sandbox Mode y The Superbug Initiative como actualización gratuita en consolas. Se trata de nuevos modos que nos propondrán la investigación de nuevas enfermedades y nuevos equipos junto a la comunidad de jugadores del título, que aportarán aún más contenido al juego.

Prescripción médica

Antes de dar las conclusiones de este título, me gustaría aprovechar este pequeño espacio para dar un pequeño apunte personal sobre Two Point Hospital.

Que un título desborde este sentido del humor hablando de temas como enfermedades y hospitales que a muchos pueden ponernos algo nerviosos (entre los que me incluyo) es realmente de agradecer, sobre todo en los tiempos que corren.

Me he sentido (y me sentiré, porque sigo teniendo unas ganas tremendas de continuar descubriendo enfermedades y mejorar mis instalaciones) realmente cómodo gestionando hospitales con una sonrisa en la boca viendo cómo actúan mis médicos y los pacientes se curan de sus disparatadas afecciones.

Por todo ello, si creéis que hace falta más sentido del humor en nuestro día a día, Two Point Hospital debe recetarse como prescripción médica.

Conclusiones

Two Point Hospital es un genial gestor de hospitales que desborda sentido del humor y que propone grandes cantidades de diversión desde el minuto uno. Un juego muy completo que es un lujo disfrutar en cualquier parte gracias a la portabilidad de Switch. Sí, tiene momentos de caos que pueden agobiar por su descontrol y un manejo no tan natural como su versión original en PC, pero nada que empañe una increíble adaptación. Uno de los mejores en su género actualmente dentro del catálogo de Switch. Si os gustan este tipo de juegos y echaros unas buenas risas, es un título totalmente recomendado. Podéis encontrarlo en formato físico y en digital dentro la eShop de Nintendo Switch al precio de 39,99 €. La versión digital ocupa 1,7 GB.


Archivado en:  análisis Two Point Hospital

[Análisis] Two Point Hospital para Nintendo Switch

Puntuación Nintenderos: Muy recomendado

8.6
  • Historia:
  • Jugabilidad:
  • Gráficos:
  • Sonido:
  • Duración:
  • Multijugador:
Destaca en:
  • Un magnífico juego de gestión con grandes opciones para controlar.
  • El sentido del humor que desprende.
  • Horas y horas diversión desde el primer minuto.
  • Disfrutarlo en cualquier parte gracias a Switch, un verdadero lujo.
Flojea en:
  • A veces se nota que el control no es tan fluido como en PC, su plataforma original, aunque nada que empañe la experiencia.
  • El caos que a veces puede desbordar al jugador, sobre todo al menos experimentado.
  • Por pedir, un mayor número de melodías y comentarios de recepción que añadiesen locura al disparate.




Comentarios