Colabora: HobbyConsolas colabora con Nintenderos
[Análisis] Doraemon: Story of Seasons para Nintendo Switch

[Análisis] Doraemon: Story of Seasons para Nintendo Switch

análisis,
PorErnest Rodés González  - 
Ver comentarios

Doraemon Story of Seasons es un notable crossover entre la saga de juegos Story of Seasons y el popular anime de Doraemon. Este título puede resultar sorprendente a primera vista, pero gracias a unos sistemas de juego que funcionan a la perfección y el humor de los personajes de Doraemon estamos ante un juego realmente digno del nombre que porta. Sin más preámbulos, empecemos con el análisis.

Historia

Para que podáis entender un poco mejor de qué va el juego, a continuación os dejo con una breve explicación del inicio narrativo del mismo:

La aventura empieza con Nobita y Doraemon encontrándose una semilla de extraño aspecto. Deciden que la van a plantar y regar junto a sus amigos, cuando de golpe crece mucho más de lo normal. Para acabar de complicar la situación, se ven envueltos en una fuerte tormenta. Como único refugio viable al que ir se esconden debajo del árbol, que junto con la tempestad se los lleva a otro mundo. En este lugar se consiguen encontrar los unos a los otros, y al intentar volver a casa con los inventos de Doraemon se dan cuenta de que algunos han desaparecido. Viéndose envueltos en esta situación deciden explorar el lugar.

Como habéis podido comprobar, el guión está en la línea entre lo extraño y lo divertido, muy característico del humor implementado tanto en la serie de televisión como en los mangas. Desgraciadamente no puedo decir mucho más sobre la historia, no por ahorraros algún spoiler, sino porque sirve como excusa para disfrutar del juego de verdad, del que hablaremos más adelante.

Por último, anotar que aunque el juego está traducido a varios idiomas entre los que se encuentra el español, no hay voces. Los personajes se comunican a través de textos y onomatopeyas, un poco al estilo de la saga The Legend of Zelda.

Jugabilidad

En los juegos de simulación agrícola, el apartado jugable es muy importante, ya que si vas a repetir las mismas mecánicas durante horas esperas que por lo menos estén bien recreadas, y estoy muy contento de poder decir que esto es así en este título.

La primera hora, aproximadamente, os la vais a pasar en un tutorial que se puede hacer un poco pesado, teniendo en cuenta que las cosas que te explican en él son muy intuitivas y fáciles de entender, pero esto no puede ser un punto malo. Al acabarlo te dejan con tu granja, cinco paquetes de semillas de nabo, una regadera y un puñado de herramientas hechas polvo. Con esto tienes que adecentar los terrenos que te han sido otorgados, ya que están llenos de árboles, rocas y malas hierbas.

Al ir avanzando los días, irás conociendo los habitantes del lugar, que te ayudarán dándote objetos como una caña de pescar o enseñándote a colocar muebles en tu casa. Uno de los mejores puntos jugables de este título es la exploración, ya que aunque el mapa no sea demasiado grande, todo es tan arrebatadoramente bonito y útil. Me ha sorprendido muy gratamente la cantidad de detalles que han sido implementados, siendo dos ejemplos el hecho de que el color de las bolsas de semillas varía según la estación a la que pertenezca su contenido o que los peces no pican tanto si llevas un rato pescando en el mismo sitio.

Las actividades que puedes realizar a lo largo del día se ven reguladas por un medidor de aguante, el cual se gasta al hacer diferentes tareas y se rellena comiendo o descansando, lo que afortunadamente se puede hacer en cualquier lugar y no solo en una cama o mesa.

Para finalizar este apartado, dejadme hacer un par de puntualizaciones:

  • La velocidad a la que se mueve el personaje por defecto es buena, aunque siempre podéis ir más rápido o lento, dependiendo de los gustos de cada uno.
  • Se puede cambiar la distancia a la que se encuentra la cámara del personaje de una manera muy simple y en todo momento.

Gráficos

Este es el apartado en el que más brilla este juego. Doraemon Story of Seasons tiene un apartado artístico muy parecido a la acuarela, dejándose ver claramente al tener unos bordes que simulan el papel especializado sobre el que se traza con este tipo pintura.

Su paleta de colores, nunca mejor dicho, es muy amplia. Un detalle que me ha sorprendido muy gratamente es que la iluminación no solo cambia del día a la mañana, sino que la paleta de colores se va oscureciendo progresivamente según avanza la jornada, pasando por diferentes tonalidades: desde verdes y amarillos claros cuando es temprano, pasando por varios tipos de marrón a la tarde y finalmente llegando al azul oscuro o negro que representa la noche.

El modelado de los personajes son muy similares a los del anime, o manga, pero hay un ligero problema con las animaciones faciales. En las conversaciones y diálogos los personajes se expresan a través de cuadros de textos que aparecen junto a la silueta del personaje, no el modelo del juego. Entonces se dan situaciones en los que a lo mejor un personaje hace cara de cansado ya que se está quejando de lo dura que es la vida en el campo, pero su personaje en el juego tiene una sonrisa de oreja a oreja.

Antes de cerrar este apartado dejadme aclarar que esto solo es un pequeño detalles que no mancha la experiencia de juego final, pero que no costaría arreglarlo en próximas entregas, o con un parche en el futuro.

Sonido y duración

La banda sonora acompaña de una manera magistral el ritmo de la aventura, llegando hasta el punto de cambiar la intensidad y ritmo de los temas dependiendo del lugar en el que te encuentres. Aparte de esto, no creo que se pueda decir mucho más: es adecuada para el tipo de juego que es Doraemon Story of Seasons, pero su papel no es ningún otro que acompañar al apartado artístico y jugable, que destacan más.

Si que me gustaría dejar claro que transmite una tranquilidad que ayuda muchísimo a que te relajes, que al fin y al cabo es el objetivo final de este juego.

Por otro lado, la duración es la sección más difícil de medir. Los más apasionados del género le dedicarán horas y horas, pudiendo llegar a las cien sin ningún problema gracias a la cantidad de contenido del que goza. Los que seáis algo más novatos podréis disfrutar de mínimo 30 horas sin que os resulte repetitivo. Sin duda, Doraemon Story of Seasons es un pozo de horas sin fin para todo fan del género.

Conclusión

En conclusión, Doraemon Story of Seasons es un muy buen RPG de aventuras y simulación agrícola que coge lo mejor de la saga Story of Seasons y lo mezcla con el humor de Doraemon, brindándonos un juego que es muy entretenido a la vez que está lleno de detalle. Si os gusta este tipo de títulos, no dudéis en comprarlo, ya que os dará muchísimas horas de juego de calidad. Tenéis una demo disponible en la eShop, cuesta 49,99€ y el tamaño de su descarga es de 826,28 MB.

[Análisis] Doraemon: Story of Seasons para Nintendo Switch

Puntuación Nintenderos: Muy recomendado

8.8
  • Historia:
  • Jugabilidad:
  • Gráficos:
  • Sonido:
  • Duración:
  • Multijugador:
Destaca en:
  • Apartado jugable muy intuitivo.
  • Incluye una gran cantidad de detalles.
  • Apartado gráfico espectacular.
  • Banda sonora muy relajante.
  • Una duración que dará cientos de horas a los fans del género.
Flojea en:
  • Historia muy simple.
  • La falta de animaciones faciales genera situaciones un tanto extrañas.
  • Puede volverse un poco repetitivo a las 30 horas para los menos entusiastas.

Comentarios: