Colabora: HobbyConsolas colabora con Nintenderos
[Análisis] Dead by Daylight para Nintendo Switch

[Análisis] Dead by Daylight para Nintendo Switch

análisis,
PorSergio  - 
Ver comentarios

¿Quién no ha gritado y, casi al instante, reído tras un susto en una de esas películas típicas “slasher” donde adolescentes, con más hormonas que neuronas, acaban siendo eliminados, uno a uno, por un asesino sanguinario? Si sois fans del terror o del slasher (y del multijugador online), vais a disfrutar como un niño con Dead By Daylight, un multijugador asimétrico que nos pone en la piel del asesino y, también, del sacrificio… ¡Escóndete, viene Boogeyman!

¿Para qué es la sangre sino para derramarla?

Ya ha habido unos cuantos títulos en esta generación que han intentado el multijugador asimétrico sin mucho éxito, no obstante, Dead by Daylight es uno de los que mejor lo ha sabido trasladar a los mandos, sin desbalancear, demasiado, ninguna de las partes que forman este gran todo. Si elegimos ser el asesino o la presa, dispondremos de ventajas para salir vencedor, integrando de forma perfecta la sensación de ansiedad u opresión del entorno y la necesidad de capturar a tus objetivos o, por el contrario, huir de la muerte sea como sea.

Entrando en la jugabilidad, Dead by Daylight se juega de forma diferente en función de si somos el asesino, en primera persona; o el superviviente, en tercera. Esta elección no es baladí, puesto que contamos con una mejor percepción del entorno siendo presa, así como ser más ágiles (como norma) que el asesino, pero podemos dejar pistas (cuervos  que salen volando al movernos rápido y nos podrían delatar, por poner un ejemplo) que un buen cazador podrá interpretar. Todos los personajes, tanto los cazadores como los supervivientes, disponen de habilidades y características únicas que hacen muy difícil la decisión. Dead By Daylight ya salió para otras plataformas allá por 2016 y, ahora, en esta versión para Nintendo Switch, llega con  gran parte, aunque no todo, del contenido lanzado desde entonces. No obstante, aún así, podremos escoger entre una gran amalgama de asesinos y supervivientes, lo cual hace las delicias al podernos poner en la piel de personajes míticos del género. Eso sí, si queréis haceros con los nuevos personajes que han ido saliendo, tales como el Demogorgon, deberéis pasar por caja, algo que, siempre, veo igual de deleznable.

Imagen

 

Cuando somos el asesino, nuestro objetivo será dar caza a los supervivientes que pululan por el mapa. Para acabar con ellos podremos hacer uso de nuestras propias trampas, así como de los perks que vayamos mejorando y adquiriendo (mayor velocidad al ver a un superviviente, evitar el aturdimiento, etc) y deberemos asestarle un golpe para herirlo y dos para que queden tumbados en el suelo desangrándose. Hay que tener especial cuidado, puesto que los supervivientes pueden (y casi que deben) cooperar y se curarán entre ellos o nos distraerán para que el compañero escape de una situación peliaguda. Una vez el superviviente se desangre, deberemos de cogerlo y llevarlo a uno de los ganchos, los cuales se reparten por el mapa. Finalmente, nos habremos cobrado una baja cuando el «Ente», una criatura misteriosa, acabe con el superviviente del gancho . Los supervivientes podrán descolgarse entre ellos y entraremos en una dinámica de “gato vs ratones” de lo más entretenida y adictiva que recordamos.

En el otro lado del foco, tenemos a los supervivientes. Ya hemos ido comentando cosillas sobre ellos, pero dan muchísimo juego. Su objetivo es escapar, para ello deben activar una serie de generadores y, finalmente, abrir unas puertas metálicas que les llevarán a la salida. La cooperación es una buena amiga, pero no por ello es imprescindible. ¿Por qué no dejar que vayan a por uno de los otros compañeros mientras nosotros activamos otros generadores? ¿Por qué no ayudar a un compañero colgado y así que el asesino tenga que “abarcar” a más? La decisión es nuestra y solo nuestra, pero tomar estas decisiones sobre el terreno, el cual, a su vez, reparte de forma aleatoria diferentes ítems que podremos ir usando (esto ayuda a que no nos acostumbremos a que siempre esté en tal o cual sitio cierto objeto imprescindible y tener que escudriñar el escenario de forma exhaustiva en cada partida), se hace de lo más divertido, asfixiante y placentero cuando resultamos vencedores.

Imagen

Tengo miedo de cerrar mis ojos, tengo miedo de abrirlos

Si bien la base jugable es maravillosa, al menos a los que nos encantan los juegos online de este estilo, lo que es el apartado visual deja mucho que desear. Por desgracia, los jugadores de Switch nos estamos acostumbrando a esa sensación de absoluto enfado y mosqueo cuando comprobamos que un juego que, perfectamente, podría disponer de un apartado visual más que notable, se queda en lo meramente pasable. Lo hemos dicho muchas veces, y no nos cansaremos, la potencia de Switch ha permitido juegos como Breath of the Wild, Super Mario Odyssey o Astral Chain, títulos rocosos en lo técnico y cuyos gráficos son realmente buenos, por este motivo no comprendemos cómo Dead by Daylight aprovecha de forma tan pobre el potencial de la consola, ofreciéndonos unos gráficos muy recortados en comparación con las otras versiones del título, con cierta borrosidad en modo portátil que, a nuestro parecer, puede dañar la experiencia a ciertos usuarios.

Imagen

¿Afecta la reducción del apartado gráfico a su atmósfera? Bueno, se dan situaciones realmente opuestas. El juego consigue transmitirnos, seamos el personaje que seamos, esa tonalidad oscura de cualquier película de terror y, por momentos,  nos llevaremos sustos de lo más desagradables. Sin embargo, hay momentos donde el brillo general se sube, lo que hace que podamos ver al asesino o a los supervivientes casi desde el otro punto del mapa, esto conlleva una pérdida de inmersión alucinante y que emponzoña un juego realmente bueno.

Imagen

Si bien el apartado gráfico tiene luces y sombras, la banda sonora cumple con creces y nos genera un ambiente de opresión maravilloso. Durante los menús la música es perfecta para crear tensión, más si utilizamos cascos o auriculares (lo recomiendo encarecidamente), mientras que durante la partida se dejará un sonido ambiente para que podamos “intuir” dónde se encuentra el enemigo o la presa que tenemos que cazar. Se asomará, de forma intuitiva, una música de persecución típica de las películas de terror que nos pondrá en situación durante esos breves momentos en los que tendremos que escapar o cazar desesperadamente.

Conclusión

Dead By Daylight nos ofrece uno de los juegos online más divertidos e inmersivos. Su jugabilidad nos enganchará y entraremos en ese bucle de “una partida más y lo dejo” del que no saldremos fácilmente. Es cierto que tiene errores, tales como un apartado gráfico muy recortado en comparación con las versiones “mayores”, cierta borrosidad y que tarda bastante en encontrar partida si somos el asesino. Sin embargo, su atmosfera, la tensión que se crea, la forma tan distinta de encarar una misma situación en función de qué personaje seamos o de qué rol decidamos escoger (asesino o superviviente) hace de Dead by Daylight un título imprescindible para los fans del terror y del multijugador asimétrico.

Dead by Daylight está disponible ya para Nintendo Switch tanto en formato físico como en digital a un precio de 39,99 euros. En formato digital pesa un total de 9,2 GB.

Archivado en:
análisis Dead by Daylight

[Análisis] Dead by Daylight para Nintendo Switch

Puntuación Nintenderos: Recomendado

7.0
  • Historia:
  • Jugabilidad:
  • Gráficos:
  • Sonido:
  • Duración:
  • Multijugador:
Destaca en:
  • La sensación de tensión continua, inmejorablemente recreada.
  • La jugabilidad es realmente buena.
  • Gran cantidad de personajes (aunque deberían ser más) y de habilidades distintas.
  • La música y la ambientación es sensacional.
Flojea en:
  • Capado gráficamente de forma injustificada.
  • Ciertos personajes están un pelín desbalanceados.
  • DLCs.
  • Eligiendo al asesino, tarda demasiado en encontrar partida.
  • En algunas ocasiones hay desconexiones de jugadores sin motivo aparente.

Comentarios: