Colabora: HobbyConsolas colabora con Nintenderos
[Análisis] Solo: Islands of the Heart

[Análisis] Solo: Islands of the Heart

análisis,
PorXavier Solé  - 
Ver comentarios

Siempre que analizo un juego que me mandan de Nintenderos sigo el siguiente método: voy a la eShop, introduzco el código de descarga promocional, espero pacientemente a tenerlo y abro el archivo con la mejor de las esperanzas de que el título signifique una grata sorpresa para mí. Pero esta vez fue algo diferente; esta vez la mujer a mi lado estaba observando el proceso y, al abrir el archivo del juego, le pareció tan interesante que se abalanzó contra mí, me arrebató el mando Pro de Switch y me obligó a analizar el juego sin jugar. Viéndola jugar a ella.

Y su decisión ya es el primer punto a favor que se lleva este juego en esta reseña. Si ella, que apenas se divierte jugando a videojuegos, se sintió atraída a Solo, que desde el principio anuncia que se trata de una aventura que analiza nuestra concepción del amor, será que Team Gotham ha acertado en hacer llegar este medio a personas huérfanas de experiencias que desean, pero que casi nadie les brinda.

El estudio español detrás de este juego se describe como un equipo que desarrolla juegos de puzles. Y, pese a que Solo incorpore una especie de reflexión constante a base de preguntas que uno debe responderse con toda sinceridad acerca del amor, de cómo hay que amar y de las contradicciones con las que nos damos de bruces al amar, hay todo un diseño de niveles que superar cuyas mecánicas de resolución se basan en el género de los puzles.

Y quiero romper una lanza en este aspecto. A Solo se lo ha reconocido desde que se lanzó hace unos meses en PC por ser un juego que abre las puertas de tu propio corazón y busca hacerte mejor persona identificando tus flaquezas y reforzándolas. Pero es, a su vez, un muy buen juego de rompecabezas que obliga a pensar muy bien cómo superar los obstáculos que se interponen entre tu situación cómoda y la pregunta incómoda.

Son puzles que aprovechan la altura. Básicamente el avatar (mujer, hombre o sin género asociado; es un título al que llamamos inclusivo) deberá accionar un faro que alumbra un tótem que contiene una de estas preguntas sobre el amor que deberemos responder de dos maneras: 1) solos, en secreto, como indica el título del juego; 2) delante de tu enamorado, como hizo en mi caso la mujer que me arrebató el mando. Ya sea para activar el faro o para llegar hasta el tótem, habrá que subir a zonas altas y planear en parapente hacia islas inaccesibles desde la costa usando los distintos utensilios que nos otorga el juego a medida que se progresa en este.

Como veis por las imágenes que acompañan al texto, se trata de un juego con cel shading que recuerda a The Legend of Zelda: The Wind Waker. Pero no solo por el estilo artístico se puede uno dar cuenta de la influencia evidente con The Wind Waker: las mecánicas de puzles del parapente que se hincha con el viento y la guitarra que se toca con cuatro acordes son idénticos a la Hoja Deku y la Batuta de los vientos, respectivamente.

Por otra parte, hay que resaltar puntos negativos de este bonito juego. Los pequeños mundos abiertos que va creando conforme se responden preguntas en los tótems crean problemas técnicos en esta versión de Nintendo Switch que la afean claramente. Al pasar por las distintas zonas en las que el juego limita los puzles, aparecen tirones, popping, a veces se pausa el audio, etc. Por suerte, debido al género de resolución de puzles pausados y la visita introspectiva al corazón de uno mismo, estos problemas no suponen ninguno trascendental en la jugabilidad del título.

Asimismo, otro elemento que afea el título está en el inventario. En la sección de las cartas de tu amado (unos extras que recoges muy románticos), el listado donde están posicionados los títulos de las cartas excede el marco diseñado, lo cual delata que quienes han estado detrás del port del juego no sienten el mismo amor por el proyecto que quienes lo han diseñado.

Conclusiones

La adhesión de la totalidad de la sociedad al medio de los videojuegos es algo que todavía no se ha conseguido. Muchas personas, que adoran todo tipo de historias que consumen gracias a otros medios como la animación, tienen pocas excusas para pasarse al medio que honramos cada día en páginas como Nintenderos. Solo: Islands of the Heart es una de estas excusas. Ofrece una herramienta a alguien que se preocupe por la salud de su(s) relación(es) amorosa(s). Además, lo hace ofreciendo un muy buen diseño de puzles que van dirigidos al corazón de los amantes de The Wind Waker.

Solo: Islands of the Heart llegó el 1 de agosto a la eShop de Nintendo Switch a un precio de 19,99€ (está temporalmente en oferta hasta el 14 de agosto). Disponible en castellano, por razones obvias, y pesa 1,5 GB.

[Análisis] Solo: Islands of the Heart

Puntuación Nintenderos: Muy recomendado

8.0
  • Historia:
  • Jugabilidad:
  • Gráficos:
  • Sonido:
  • Duración:
  • Multijugador:
Destaca en:
  • Juego corto, pero intenso.
  • Los puzles son muy buenos.
  • Personalmente, algunas de las preguntas han derivado en una reflexión útil sobre la relación amorosa con mi pareja.
Flojea en:
  • La parte que obedece al corazón puede resultar demasiado simplificadora.
  • Las melodías son agradables, pero la más recurrente se repite hasta la saciedad.
  • En esta versión está afeada debido a la optimización del port.

Comentarios: