Quantcast
Colabora: HobbyConsolas colabora con Nintenderos
[Análisis] Crystal Crisis
PorXavier Solé  - 
Ver comentarios

[Análisis] Crystal Crisis

Nicalis presentó hace prácticamente un año Blade Strangers, un juego de lucha con personajes crossover de su propio universo. Hoy os traemos el análisis de un nuevo crossover de la misma compañía, con la singularidad de que el juego se trata de un puzle de destruir bloques (en plata, tipo Tetris) y de que, por mucho de que su lanzamiento sea posterior con ocho meses de diferencia, se concibió antes que Blade Strangers.

Hablamos de Crystal Crisis. Nos ha gustado y, por ello, un servidor os anima a continuar leyendo:

Construir un crossover

La idea de crear un juego que reúna los personajes de una compañía tiene su lado positivo y su lado negativo. Empiezo por el positivo: al igual que Super Smash Bros., muchos amantes de los personajes que incluye un crossover se verán tentados a comprarse un nuevo juego solo porque sale su personaje favorito. Me lo digo a mi mismo que, como amante de The Binding of Isaac, Crystal Crisis me llamó la atención solo por contar con el desdichado Isaac. (Por poner otro ejemplo, me abalancé encima de una copia de Four Souls hace no mucho en Copenague, para que no me lo quitaran, pagando con sangrantes coronas danesas; por otro lado, si me lo pedís os traigo análisis de este juego de mesa.)

Desde el punto de vista del lado negativo, es obvio que hay que tener un buen plantel para no quedar en ridículo. Crystal Crisis tiene buen plantel, desde luego; pero deja un poquito en evidencia a Nicalis que los personajes más icónicos sean Astro Boy y Black Jack del mangaka Tezuka. He visto que Astro Boy tiene videojuegos, pero su relación con este título no tiene una explicación muy clara. Otros personajes raros —que, ¡ojo!, celebro que estén— son Johnny Turbo, mascota de la Turbografx-16, el caballero de Hydra Castle Labyrinth o Akuji, estos dos últimos de un creador japonés apodado Buster que va por libre.

Un puzzler competitivo

Además de confeccionar un curioso y variopinto plantel con acento claramente japonés (así es el ADN de Nicalis), aquí hay que hacer un juego. Volviendo al ejemplo de Smash, aparte de reunir a los personajes más memorables de la historia de la industria del videojuego, es un título gloriosamente divertido, a la par que competitivo. Podemos afirmar que en el caso de Crystal Crisis se cumple más o menos esta premisa tan necesaria en el seno de un equipo de desarrollo que plantea un juego: es fácil aprender a jugar, pero su jugador tiene recorrido para adquirir habilidad.

Como podéis ver por las imágenes de este análisis, se trata de un juego en el que caen bloques de cuatro colores (con casi una veintena de sets personalizados de colores al gusto del jugador) al estilo Tetris. Los bloques caen de dos en dos y es posible rotarlos e incluso separarlos si los llevas hasta uno de los bordes. Luego, el objetivo es atacar al rival al romper grandes cantidades de bloques de un mismo color que estén conectados. ¿Cómo? Conectando un cristal de ese mismo color a una zona conectada.

Asimismo, todos los personajes cuentan con poderes especiales (burst, en inglés) únicos que se cargan en un medidor que hay al lado del recuadro. Sirve tanto para atacar al rival de distintas maneras (desordenando sus bloques, bloqueándolos, reduciendo el borrando sus cristales, congelando la acción del rival, etc.) como para defenderse (ordenando nuestros bloques, desbloqueándolos, destruyendo grandes cantidades, etc.). Lo ideal es practicar con la veintena de personajes disponibles y volverse experto en uno para ser infalible bien contra la máquina, bien en multijugador local o en modo en línea.

Modos de juego

En este último apartado detallaremos los distintos modos con los que cuenta Crystal Crisis. Antes que nada, diremos que se trata de un juego clásico tanto en la disposición de los elementos de los menús como en los modos que ofrece. Todos los modos desbloquean contenido (salvo los extras).

  • Arcade. Modo para un jugador en el que luchar contra una ristra de personajes sin cambiar el tuyo. Existen distintas dificultades y distintas variantes. Es especialmente remarcable la vesión Tag Team Battle, donde puedes seleccionar a dos personajes e ir alternándolos para profundizar en tu estrategia.
  • Historia. Una ligera historia que es rejugable (distintos caminos según los personajes por los que te decantes) con una selección de tres enemigos creados para el juego. Al final, no deja de ser un modo arcade con una equemático guion y una voz en off que narra la historia sobre los cristales.
  • Multijugador. Existe la variante en línea o la variante local. Desgraciadamente, en los servidores europeos no hay mucha gente jugando al título y jugar con servidores americanos tiene dos pegas: 1) el lag; 2) el horario en el que hay jugadores.
  • Extras. Un buen puñado de ilustraciones, esbozos, ideas descartadas, selección de canciones, etc., basados en los personajes que conforman el crossover están disponibles para admirar. Un bonito detalle para aquellos fans de Nicalis, los cómics de Tezuka o las rarezas de los primeros indies japoneses a principios de siglo XXI.

Conclusiones

Crystal Crisis es un juego indie y, por tanto, de pretensiones pequeñas, pero toma buena nota del equipo de Masahiro Sakurai en términos de cómo construir un buen crossover y aplicarlo a un videojuego. Isaac y Atom de Astro Boy están para captar la atención, sí; pero si te aventuras a jugar al juego, encontrarás algo más que un canto de sirenas: precisamente, un título de puzles competitivo y adictivo.

Este título está disponible en la eShop europea de Nintendo Switch desde el pasado 28 de mayo (desde abril en América) a un precio de 29,99 €. Textos, en inglés; voces, en inglés o japonés, en función del personaje.


Archivado en:  análisis Crystal Crisis Nicalis

[Análisis] Crystal Crisis

Puntuación Nintenderos: Recomendado

7.5
  • Historia:
  • Jugabilidad:
  • Gráficos:
  • Sonido:
  • Duración:
  • Multijugador:
Destaca en:
  • Buen juego de puzles al que le sienta fenomenal el competitivo.
  • Buenos efectos de sonido y melodías.
  • Sale Isaac.
  • La falta de personajes icónicos en Nicalis se suple de manera rara con personajes de Tezuka (Astro Boy, Black Jack) y otras perlas escondidas (Jonnhy Turbo, Ajuki, etc).
Flojea en:
  • El emparejamiento online puede ser un dolor de muelas para los jugadores europeos.
  • Se echan en falta más personajes factibles, a la vista de Blade Strangers, como Shovel Knight, Gunvolt y la inexplicable ausencia de Ittle Dew.




Comentarios