Colabora: HobbyConsolas colabora con Nintenderos
[Artículo] Por qué la Xbox One está siendo derrotada por Switch y PS4
PorYoshi  - 
Ver comentarios

[Artículo] Por qué la Xbox One está siendo derrotada por Switch y PS4

Desde 2015, Microsoft ya no comunica las cifras de ventas de Xbox One. Mientras que PS3 y la Xbox 360 seguían siendo bastante comparativas en cuestión de ventas y popularidad, y se consideraron como éxitos comerciales, Sony y Nintendo claramente están a la cabeza durante esta generación de consolas, un desarrollo que ha estado ocurriendo durante mucho tiempo y que fue desencadenado por la propia Microsoft; especialmente debido a las desafortunadas estrategias antes del lanzamiento real de Xbox One.

Las primeras señales de que Sony podría dividir a Microsoft a favor de los jugadores ya estaban allí en 2010, cuando ya era evidente el contraste entre PS3 y Xbox 360. Sony lanzó una versión slim de la PS3 en 2010, reduciendo el precio de la consola, pero la línea de títulos exclusivos que se iban a lanzar en la PS3 a partir de ese momento se mantuvo en un alto nivel. Durante el mismo período, Microsoft estaba intentando popularizar el control de movimiento de la Kinect para tomar parte del éxito de la Wii de Nintendo. Sin embargo, no notó que aquellos que querían este tipo de formas de juego ya estaban satisfechos con la Wii en sus casas; y sabemos que la Wii estaba en muchas casas.

Es significativo que la PS3 haya superado a la Xbox 360 (que había estado a la cabeza hasta entonces) en términos de cifras de ventas a partir de este período y finalmente se vendió unos cuantos millones de unidades más. A pesar de que ambas consolas fueron, en última instancia, grandes éxitos comerciales, esta última carrera para ponerse al día ya era una evaluación inicial de la situación, como se haría evidente más adelante.

El torpe inicio de Xbox One

Luego vino el 2013 y para Microsoft las cosas salieron terriblemente. Antes del lanzamiento se presentaron varias características de la nueva Xbox One, que no terminaron de convencer demasiado a los jugadores. Un sistema de cámara Kinect incorporado, aplicación en línea y autenticación para juegos que harían imposible alquilar y vender juegos en privado fueron las palabras de moda que se escuchaban durante las discusiones. Y el cálculo fue mucho más claro cuando los precios fueron revelados en el E3 2013, y la PS4 (presentada como una consola más potente) sería 100 dólares más barata.

Muchos encontraron la Xbox One demasiado cara. A veces por la cámara Kinect, que nadie quería. Además, existían las medidas mencionadas anteriormente, que no estaban dirigidas exactamente a la amabilidad hacia el cliente. Por otro lado estaba la PS4 como una consola más potente y más barata. Con el mercado japonés detrás (en el que Microsoft aún no ha podido afianzarse) y los títulos JRPG, que también tienen sus seguidores, la PS4 se encontraba en la pista ganadora desde el principio.

Para este punto Nintendo había presentado su consola Wii U con un innovador mando de juego con pantalla, que a pesar de atraer a varios usuarios, recibió muy poco apoyo por parte de las desarrolladoras debido a su complejidad para recibir ports y una mala estrategia de marketing por parte de la empresa nipona.

La compañía aprendió de estos errores del pasado y en 2017 lanzó Nintendo Switch, una consola no tan potente como PS4 y Xbox One pero que cumplió desde su inicio con todas las necesidades de los jugadores. Ofreciendo una portabilidad sin precedentes, accesorios innovadores, una mayor facilidad de desarrollo y el respaldo de los títulos exclusivos de la marca, solo quedaba esperar a que otras compañías confirmaran su apoyo a la plataforma híbrida. A este punto, Switch ha superado en ventas a un par de predecesoras, incluyendo a Wii U y la clásica GameCube, y cada vez tiene más apoyo por parte de los consumidores mientras se acerca a los 40 millones de unidades vendidas.

Por otra parte a día de hoy, la PS4 ha vendido más de 76 millones y todavía está buscando una vida comercial de tres o cuatro años. De hecho, los números son tan buenos que incluso se acercan a los de la PS2 (medido hasta el tiempo que lleva la PS4). El éxito de la PS3 probablemente debería será superado con el tiempo. Las cifras de ventas de la Xbox One, por otro lado, se supone que están en el rango de los 35 millones de unidades.

Lecciones aprendidas

Incluso antes del lanzamiento de la Xbox One a finales de 2013, Microsoft remó rápidamente y ofreció una Xbox One de 100$ más barata sin la Kinect. Otras medidas impopulares como la conexión en línea obligatoria y otras, fueron también retiradas. Y aunque esto probablemente evitó muchos daños, no se pudo eliminar completamente el sabor agrio del percance previo al lanzamiento.

El error de Microsoft no fue innovador. Sony cometió el mismo eror al inicio de la PS3 al lanzar la consola al mercado por un precio bastante alto. Después de la PS1 y la PS2 (hasta la fecha, las dos consolas más vendidas de todos los tiempos), Sony pensó que tenía asegurada una gran base de usuarios y creía que estos jugadores se lanzarían por su consola, teniendo como resultado que la Xbox 360 se vendió mejor que la PS3 durante mucho tiempo.

Después de que la Xbox 360 se había vendido mucho mejor que su predecesora y el Servicio Xbox Live tenía millones de suscriptores, se pensó (como hizo Sony) que la base de usuarios de la siguiente consola ya estaba en el bolsillo. Sin embargo, hay poco que sugiera que Xbox One logrará alcanzar a la PS4 como lo hizo la PS3 con la Xbox 360. La persistente prensa negativa y recientemente algunos títulos exclusivos comparativamente débiles en Xbox One son la razón principal de esto. En este punto, no cabe duda de que ahora la batalla es entre Sony y Nintendo.

¿Crees que tienes una habilidad especial para elegir ganadores, aparte de las cifras de ventas de la consola? ¡Demuéstralo e infórmate en Wettenerfahrungen.com sobre los últimos desarrollos y ofertas de apuestas en Esport!


Archivado en:  xbox one





Comentarios