Colabora: HobbyConsolas colabora con Nintenderos
[Análisis] Steins;Gate Elite

[Análisis] Steins;Gate Elite

análisis,
PorXavier Solé  - 
Ver comentarios

Para muchos, la gran novela gráfica que ha aparecido nunca en el mundo de los videojuegos acaba de instalarse en Nintendo Switch. No es mi caso, pero entiendo los motivos por los cuales los fans de Steins;Gate consideran a esta una obra cabal.

Para quiénes no conozcan este título (original de hace una década y que ha visto nacer una serie de anime a posteriori), se trata de una novela acompañada con ilustraciones, escenas de animación, ambientación sonora y pequeñas mecánicas narrativas que expone un tema científico de mucho interés. ¿Es posible viajar en el tiempo? Como tantas obras de ciencia ficción, se toman consideraciones científicas como la Teoría de la Relatividad de Einstein y otras derivaciones para tejer una narrativa compleja: conspiraciones, el thriller, amistad, debates científicos, trolls de internet y muchas cosas más tienen cabida en Steins;Gate Elite.

Pese a que el juego saliera hace una década, esta versión ‘Elite’ resulta ser un lavado de cara necesario al videojuego original. Estamos ante un remake que introduce escenas del anime que surgió a raíz del videojuego original, recrea escenarios con mucho más presupuesto y mejor presentación, y suma nuevas ramificaciones narrativas que alargan todavía más un juego que ya era inmenso en su versión primera.

Esta ha sido la presentación de Steins;Gate Elite. Leed en adelante si queréis saber más (como quisiera saber más un científico loco):

Ciencia ficción de primer nivel

Hacía referencia a los motivos por los cuales este es considerado como obra cabal, perfecta, icono y modelo de las novelas gráficas en el mundo de los videojuegos, especialmente aquellas del género de la ciencia ficción. El más importante de estos motivos es que no vale con jugar una vez. El contenido del juego tiene tantos detalles ocultos y tantas ramificaciones que es imposible descifrarlo en solo una partida. Es más, no solo jugando se puede conocer todo lo que encierra este título: está repleto de mensajes, códigos, referencias, instrucciones, ideas, teorías, etc., que obligan (al menos a mí) a un seguimiento constante en internet de su desarrollo y su impacto en su audiencia: «¿De dónde sale El Psy Kongroo?», «De dónde se extraen la decena de teorías relacionadas con la posibilidad de intervenir en el tiempo?» «¿Por qué se referencia el CERN (aquella entidad de científicos físicos afincada en Suiza) en este videojuego?» Estas y muchas otras preguntas me obligaron a hacer investigación en la red.

De hecho, el juego lo recibí hace más de 20 días para el análisis y ni siquiera he podido exprimirlo tanto como quisiera para elaborar este texto y conocer todos los entresijos, cuestiones planteadas o finales alternativos. ¡Es una absoluta odisea narrativa que trasciende las horas de juego!

Una de las mecánicas que mejor implementa Steins;Gate Elite es la de navegar en la foros digitales acerca de cuestiones que se le plantean al protagonista, Rintaro Okabe. Empiezan en el capítulo 1, cuando el personaje oye que en un foro de internet ha aparecido un forero llamado John Titor que dice haber viajado en el tiempo. Durante más de 10 minutos, nosotros los jugadores nos leemos una infinidad de tuits llenos de sentido del humor y comentarios machistas, al más puro estilo Forocoches, que construyen la historia de Steins;Gate de manera interesantísima.

Justamente esto es a lo que me refería hace dos párrafos: navegar en la web para aprender. Luego, en la vida real, busqué información sobre John Titor y… ¡resulta que ha existido! Un forero se hizo pasar por viajante del futuro y lo referencia y construye una ficción el propio Steins;Gate. Es un ejemplo excelente de aportar mecánicas al género de la novela gráfica que, a menudo, se limita a pasar diálogos a una velocidad más lenta de la que nuestra mente los lee.

La mecánica más usual es la de contestar o no con el teléfono a algunos mensajes de nuestros colegas, conocidos u otros personajes. Esta es la manera de ramificar esta historia que, si deseas conocerla en su totalidad, te llevará más de cincuenta horas de lectura.

Al paso de las horas, aprendemos la estructura general del juego: la creación y dominio de una máquina del tiempo que  permite a el científico Okabe y su equipo de laboratorio a anticipar lo que ha de suceder para encontrar las claves de una trama que criminal que pretende dominar el mundo gracias a nuestro propio descubrimiento (y hasta aquí puedo leer).

Se trata de una historia de ciencia ficción que como he anticipado en la presentación cuenta con todo: elementos científicos (física temporal en este caso), políticos y morales (distopía), de suspense (la conspiración), relaciones humanas (la amistad que establecen todos los personajes de laboratorio y otros personajes secundarios), humor (los textos están repletos de chistes) e incluso tradición japonesa (hay una subtrama absolutamente irónica de cómo tratar de hablar con los muertos a través de la religión). Es una obra literaria compleja y completa que puede ser útil para un fan a los videojuegos argumentar el valor artístico de su medio favorito a las personas críticas de su alrededor que no hacen más que simplificarlo a un medio dedicado a entretener a niños pequeños. Estamos ante una obra de arte de mucho nivel intelectual.

Modernizar un clásico

Es curioso llamar clásico aun juego que apenas llega a la decena de años de existencia, pero así ha sido debido a la enorme fanbase de usuarios que acumula desde el primer título y ha arrastrado durante los capítulos de la serie de anime y la secuela Steins;Gate 0. Si no han jugado al videojuego original, podéis echar un vistazo a la siguiente imagen para comparar con las otras imágenes de este análisis la diferencia entre la presentación de los diálogos, el diseño de los fondos e intuir la falta de escenas animadas de calidad que sí están presentes en la nueva edición del título.

[imagen de Steins;Gate original]

Estamos ante un remake que modifica todos los diseños del juego, las interfaces, añade animaciones, rediseña espacios, replantea la dirección de sonido, etc. Ahora es mucho más agradable a la vista. La producción de cero de este título es evidentemente una decisión cara que, debido a una audiencia no tan grande como la de otros títulos de otros géneros, demuestra el amor que tienen sus creadores en su saga. Quieren que la memoria de su novela original quede impecable en una versión definitiva.

Además, a esa producción mucho mayor que la original se añaden una serie de extras para las distintas versiones para las que se ha editado que son dignas de encomio y admiración. A los usuarios de Switch les regalan una versión entera del juego en 8 Bits que imagina el título como si hubiera sido publicado para NES. Un detalle para sacarse el sombrero.

Conclusiones

Esta es una de esas novelas gráficas que se suelen referenciar como obra maestra atemporal. Mediante una narración original, a veces seria, a veces humorística, en Steins;Gate Elite conoceremos los saltos temporales de un científico loco que pretende tirar del hilo de una trama criminal repleta de suspense, ciencia, amistad y trolls de internet. Un genial título para leer tirado en la cama antes de dormir.

Steins;Gate Elite se publicó en la eShop de Nintendo Switch el pasado 19 de febrero a un precio de 59,99€. Textos en inglés, japonés. Un nivel exigente de inglés es requerido. Ocupa 7 GB aproximadamente.

[Análisis] Steins;Gate Elite

Puntuación Nintenderos: Muy recomendado

8.5
  • Historia:
  • Jugabilidad:
  • Gráficos:
  • Sonido:
  • Duración:
  • Multijugador:
Destaca en:
  • Una historia brutal sobre ciencia ficción que está repleta de detalles, personajes complejos y bien elaborados, sentido del humor, etc.
  • La duración es tan larga que, si quieres saber más, es preciso continuar investigando en tu propia vida real (más allá del juego).
  • El lavado de cara, sensacional.
Flojea en:
  • A veces no permite responder a algunos mensajes, lo cual obliga a tomar una senda que tal vez no querías.
  • Poca libertad en nuestra toma de decisiones.

Comentarios: