[Análisis] Runner3
Análisis, Análisis Switch, Nintendo Switch

[Análisis] Runner3

Compartir en:

Bit.Trip Runner ha sido una serie de videojuegos que ha ganado mucha notoriedad a lo largo de los años por ser uno de los protagonistas del boom inicial del videojuego indie durante los inicios de la presente década. ¿Y cómo no podía convertirse en un foco de atención? Su adictivo gameplay basado en una mezcla de plataformas centradas en los reflejos del jugador y un hipnotizante ritmo musical enamoró a tantos jugadores que la serie no sólo sacó múltiples nuevas entregas como FATE, CORE o FLUX, sino que se transformó en la simplemente llamada franquicia Runner, que después de Runner2, ahora nos sorprende con Runner3. ¿Estará este título a la altura de sus predecesores?

Para empezar, Runner3 es un juego de plataformas musical en el que nuestro personaje se mueve automáticamente por cada nivel en el que se encuentra. No podemos pararle, por lo que debemos evitar que se choque con múltiples obstáculos para así conseguir llegar al final de cada fase. Estas técnicas evasivas pueden ser resumidas en una serie de saltos, patadas y formas de agacharse que permiten al jugador superar todo problema con el que se encuentra.

En este sentido, debo felicitar al juego por usar un esquema de control minimalista y extremadamente intuitivo. Es muy fácil de entender y gracias al desafío que nos propone cada nivel, se nos pone siempre al límite respecto a nuestra capacidad para conseguir manejar a nuestro personaje de una manera satisfactoria.

Cuestión de repetición

Estos excelentes controles nos permiten superar niveles que han recibido un cambio estructural respecto a los demás juegos de la serie. Los niveles de Runner3 son largos. A mi opinión, puede que demasiado. Son niveles que duran alrededor de los tres minutos (o más). Esta larga duración choca completamente con uno de los principios de la serie Runner, que si te estampas contra un objeto, vuelves al principio del nivel o acabas en el checkpoint a mitad de la fase.

Debido a la dificultad inherente a este título, este nuevo diseño de niveles puede llegar a resultar muy frustrante, pues obliga a los jugadores a superar secciones que pueden durar un largo tiempo sólo por un pequeño error al final de cada segmento.

¿Y cuál es la razón de crear niveles tan largos? Principalmente, debido a que Runner3 tiene menos niveles en general respecto a otras entregas de la serie, con sólo 40 fases diferentes disponibles. Ahora bien, después de superar cada nivel, los jugadores tienen disponible nuevas rutas para recorrerlos y conseguir de tal manera gemas con las que comprar accesorios cosméticos. Además, cada nivel cuenta con dos coleccionables escondidos a encontrar. Es decir, hay cierto nivel de rejugabilidad dentro de cada nivel.

Ahora bien, aquí es de donde surge uno de los mayores problemas de este peculiar título. El juego tiene un diseño que se basa en gran medida en la repetición. Repites los niveles para superarlos. Repites niveles para conseguir gemas. Repites niveles para conseguir coleccionables. Y repites niveles para superar la nueva mecánica de las Hero Quest.

Las Hero Quest son misiones secundarias que te permiten desbloquear diferentes personajes que usar a lo largo de la aventura. Estas Hero Quest son accedidas a través de niveles específicos, normalmente durante tu segunda visita a dicha fase, cuando se desbloquean rutas alternativas que recorrer. Todas las misiones que te son encomendadas siguen un patrón similar: Recoge tres de estos objetos. Luego vuelve y habla con quien te encomendó esa tarea.

Tres objetos que no estaban disponibles anteriormente en los niveles que habías visitado y que sólo aparecen después de hablar con dichas personas.

Así que repites un primer nivel que te han comentado que tiene uno de esos objetos… Pero, ¿dónde están los demás? Bueno, tienes la posibilidad de repetir cada fase en busca del objeto o repetir el nivel donde se te otorgó la misión inicialmente para obtener una nueva pista. Todo este proceso, como podéis imaginar, es increíblemente tedioso.

El corazón sigue ahí

Es una pena que Runner3 tenga este problema, puesto que por lo demás, este juego tiene un excelente gameplay adictivo al igual que los demás juegos de la serie. La dificultad, aunque llegará a provocar varios enfados, sobre todo a aquellas personas novatas dentro de la serie, nunca llega a ser injusta y nunca te pide una extrema precisión fuera de los niveles opcionales.

Además, cada fase, fuera de cuestiones tales como la longitud, es fantástica. Todo nivel consigue distinguirse de cualquier otro ya sea introduciendo cambios jugables interesantes como portales de teletransporte, viajes en carreta a través de mina o plataformas móviles. La base jugable que caracteriza a la serie Runner se encuentra ahí y consigue imponerse, pero su brillo se ha visto oscurecido.

Aun así, Runner3 consigue distinguirse de los otros juegos de la serie gracias a que este nuevo título posee una presentación mucho más trabajada. Runner3 luce impresionante. Cada fase del juego se siente única y cuenta con múltiples detalles que harán las delicias de aquellos con ojos curiosos. Puede que el estilo artístico predominante del juego, reminiscente del trabajo de animadores como John Kricfalusi, llegue a no ser estéticamente agradable para ciertas personas, pero a pesar de todo, no se puede decir que no esté bien trabajado y que no consigue el objetivo que se había propuesto.

Ahora bien, esta presentación más llamativa puede resultar algo molesta en situaciones específicas en las que el juego busca mostrar ángulos de cámara especiales, puesto que puede llegar a distraer al jugador, provocándole que cometa errores o puede que incluso consiga que ciertos obstáculos lleguen a resultar ser más difíciles de ver venir.

Pero la presentación no se basa únicamente en el apartado visual del juego, y teniendo en cuenta que Runner3 sigue siendo un juego basado en el ritmo, ¿cómo de buena es la banda sonora? En mi opinión, ha llegado a gustarme tanto como la de los demás juegos de la serie. Puede que el soundtrack sea más diferente y experimental que el de otras entregas de la serie, aunque consigue adaptarse perfectamente al estilo de juego que predica Runner3.

Conclusiones

Dicho todo esto, para acabar, Runner3 cuenta con una base jugable muy buena. Sigue siendo divertido y adictivo como los demás juegos de la serie. Aun así, cuenta con varios cambios estructurales que son tan prominentes que es imposible no notarlos y que pueden alterar en gran medida las experiencias de los jugadores.

Podríamos decir que la mayor aportación de Runner3 a la franquicia de la que proviene es que es el juego más impresionante a nivel visual y su diseño de niveles es muy variado e interesante. Sinceramente, creo que éste es precisamente el camino que debe llegar a tomar la serie para evolucionar en una posible futura entrega. Ahora bien, en un intento para paliar el bajo número de niveles disponibles, el juego toma un acercamiento respecto a su diseño que sólo puedo calificar de repetitivo.

Una repetición que aunque no consigue fastidiar un conjunto que sigue siendo recomendable para los fans de la serie y los aficionados al género de los juegos de ritmo, sí que ve disminuida su calidad. El juego, por lo tanto, puede llegar a resultar repetitivo y hasta tedioso. Y una de las peores sensaciones que puede tener una persona mientras está jugando a un juego es que está perdiendo su tiempo.

7.0

[Análisis] Runner3

Puntuación Nintenderos: Recomendado

  • Historia:
  • Jugabilidad:
  • Gráficos:
  • Sonido:
  • Duración:
  • Multijugador:
Destaca en:
  • Apartado visual vibrante y genial.
  • Base jugable adictiva y bien trabajada.
  • Niveles variados y que consiguen distinguirse entre sí.
Flojea en:
  • Diseño extremadamente repetitivo.
  • Solo hay 40 niveles disponibles.

Comentarios