Colabora: HobbyConsolas colabora con Nintenderos
[Análisis] Coffin Dodgers

[Análisis] Coffin Dodgers

análisis,
PorSergio Salón  - 
Ver comentarios

Milkytea y Wales Interactive nos traen hasta Nintendo Switch las carreras más alocadas entre jubiliados que jamás hayáis visto con Coffin Dodgers, un título impregnado de velocidad y sentido del humor dispuesto a hacernos pasar buenos momentos. ¿Subimos a la «yayocleta»?

Carreras por Sunny Pines City

Empecemos por el final: cuando un juego es capaz de provocarte una reacción diferente, una sensación, un sentimiento… es de valorar. Y es que Coffin Dodgers de primeras presenta un planteamiento que ya arranca unas risas, porque, ¿cómo te plantas ante un grupo de abueletes a los que la Parca les amenaza y su reacción es retarla a una carrera muerte –totalmente paradójico- para salvarse el pellejo? Pues eso, mínimo con una sonrisa.

Así abrimos la historia de un título que, si vuestro punto de comparación va a ser el sobresaliente Mario Kart 8 Deluxe, es lógico que se os quede muy abajo. Pero si os acercáis a él con el fin de pasarlo bien y echar unas buenas risas, entonces lo vais a disfrutar bastante.

La pequeña introducción que hemos comentado antes nos sirve de guión para este juego, donde elegiremos entre los siete jubilados disponibles para afrontar las carreras entre diferentes escenarios, cada uno de ellos compuestos de tres carreras, formando un total de trece circuitos en total. Cada uno de los abuelos tiene su propia scooter que podremos modificar para que corra más y tunear para desfasar con estilo por el barrio.

Todo el juego se encuentra traducido al castellano, un detalle de agradecer que, si bien no hay demasiado texto durante el desarrollo, resultará más atractivo para el público que no se mueva con mucha comodidad entre el idioma de Shakespeare.

¡Qué bien luce tu scooter!

El apartado gráfico de Coffin Dodgers se distingue por su estilo desenfadado con unos escenarios coloridos y vivos que, aunque no presuman de modelados muy definidos ni variados, llaman la atención por su diseño. En el caso de los personajes, tenemos a los jubilados bien diferenciados y cada uno de ellos va acompañado de un pequeño párrafo a modo de bio que nos da a entender un poco mejor el aspecto que lucen. No hay demasiados efectos, y los que hay no son nada del otro mundo, pero se agradece el intento por incluir detalles más allá de la simple carrera: golpes, explosiones, zombies en medio del camino… etc.

Pasando al apartado sonoro, podemos decir que se mantiene en esa línea distendida y humorística, con melodías que podríamos escuchar en cualquier vídeo de caídas o gatetes sorprendidos, aunque eso sí, la variedad de temas no es muy amplia. Los efectos al chocar contra algo, caer de las scooters o propinar un garrotazo a un rival, refuerzan aún más el tono jocoso del título.

Pónmelo para que yo lo entienda, niño

El apartado jugable de Coffin Dodgers se caracteriza por su sencillez: aceleramos y frenamos con los botones ZL y ZR,  empleamos los objetos que podemos recoger por el escenario con el botón A y proponíamos garrotazos con el B. Poco más hay para profundizar en este aspecto del juego que, a decir verdad, podría haber resultado más profundo.

Las carreras son bastante fáciles de superar, no hay una forma de derrapar para conseguir más velocidad o ganar un tramo a un rival, y es casi misión posible salirse del circuito por un fallo propio. Por lo general, quedarse fuera del circuito o caerse de la scooter solo vendrán precedidos de un golpe rival, bien por garrotazo o bien por objeto lanzado, como cohetes o disparos de metralleta.

Este tipo de detalles lo convierten en un juego asequible para todos los públicos, en el que no hará falta echar más de dos carreras para dominar su control y ganarlas con relativa facilidad, si bien incluir algún elemento más a la conducción, le habría sentado de perlas para no tener esa sensación de superficialidad en el aspecto jugable.

La muerte no está tan cerca…¿o sí?

El grueso principal de Coffin Dodgers es su Modo Historia, donde haremos frente a la Muerte a través de trece circuitos. Estos, a su vez, están divididos en cuatro tramos diferentes de tres carreras cada uno, y la ruta final. Por cada uno de los cuatro tramos, los abueletes que vayan quedando en las últimas posiciones se van eliminando del grupo, dando por hecho que la Parca se los ha llevado con ellos. Ojo, que esta mortal amiga también correrá en las carreras junto a nosotros, pero la diferencia es que aunque quede en las últimas posiciones, ella no morirá… lógicamente. Las posiciones de estos circuitos se determinan por un sistema de puntuaciones al uso, como ya hemos visto en muchos otros juegos de velocidad.

Tras superar el Modo Historia, además de los siete yayos, podremos elegir a la Muerte como personaje jugable. Tras este pequeño detalle, podremos disfrutar de otros modos como Carrera Rápida, Contrarreloj, Multijugador local a pantalla partida y el Mundo Abierto, donde básicamente podremos dar un paseo por el vecindario y a la vez elegir desde ahí las carreras de los modos disponibles sin tener que salir al menú. A diferencia de lo que podamos encontrar en otras plataformas, el título no cuenta con un modo online en Switch, aunque al menos el multijugador local nos permite jugar con un Joy-Con cada uno, por lo que con una sola consola podremos echar unos piques a dobles sin problema.

Realmente el Modo Historia os durará muy pocas horas y el resto de modos no ofrecen demasiados alicientes para invertir mucho tiempo en ellos. Y aunque se agradece la presencia del multijugador local, el juego queda pronto escaso de contenidos.

Conclusiones

Coffin Dodgers es un título que se caracteriza por un sentido del humor que sabe provocar risas, y eso es una tarea digna de agradecer. Sin embargo, si se le mira únicamente bajo el filtro de juego de carreras, se postula como una opción muy limitada dentro del género, con una falta de profundidad en su control y un contenido muy escaso. Puede que todas sus limitaciones se os olviden cuando deis vuestro primer garrotazo a un rival mientras conducís una scooter tuneada y os echáis unas carcajadas con un amigo en su multijugador local. Podéis encontrarlo ya disponible en la eShop de Nintendo Switch al precio de 12,99€ y para el que necesitaréis 1,4 GB de memoria en vuestra consola.

[Análisis] Coffin Dodgers

Puntuación Nintenderos: Buen juego

6.0
  • Historia:
  • Jugabilidad:
  • Gráficos:
  • Sonido:
  • Duración:
  • Multijugador:
Destaca en:
  • Su sentido del humor capaz de sacar unas buenas carcajadas.
  • El planteamiento de su historia es divertido y engancha hasta llegar al final.
Flojea en:
  • Falta de profundidad en el control.
  • Se queda muy corto en cuanto a contenidos.

Comentarios: