Quantcast
Colabora: HobbyConsolas colabora con Nintenderos
[Artículo] Super Mario Odyssey y la vuelta al sandbox
PorMiguel Muñoz  - 
Ver comentarios

[Artículo] Super Mario Odyssey y la vuelta al sandbox

Tras la salida de Super Mario Odyssey, el género de las plataformas está pasando por un momento dulce. Nos encontramos ante una aventura que vuelve a utilizar los principios sobre los que se basó Super Mario 64, y es que hacía mucho tiempo desde la última vez que Mario nos permitía explorar de esta manera. En este artículo vamos a repasar la trayectoria del personaje en las tres dimensiones, su evolución y la vuelta a sus orígenes.

Super Mario siempre ha sido un personaje pionero. Lo fue con Super Mario Bros para NES, y lo volvió a ser con Super Mario 64 años más tarde. Con su título para Nintendo 64, sentó las bases sobre las que se desarrollarían muchos juegos en tres dimensiones que saldrían en los próximos años.

Super Mario 64 es uno de los videojuegos más aclamados del bigotudo, y es considerado por muchos como su mejor aventura. Fue un lanzamiento muy ambicioso en su época, donde las tres dimensiones eran poco más que un concepto. En este juego, nos encontrábamos con una serie de mundos que nos presentaban diversas tareas que completar para conseguir estrellas y seguir avanzando. Así pues, los mundos eran de un tamaño considerable, y obligaban al jugador a explorarlos al máximo.

La innovación de esta aventura no sólo residía en el uso de las tres dimensiones, también en la invención de una nueva forma de crear aventuras plataformeras. Hasta ese momento, los plataformas se basaban en llegar al final de una fase superando los obstáculos. Super Mario 64 creó su propia fórmula, donde la exploración era el elemento clave de ésta.

Fue un título que, sin lugar a dudas, consiguió marcar un antes y un después en la historia de los videojuegos. Años más tarde, Nintendo lanzó su nueva consola y Mario no tardó en hacer su aparición. En GameCube, el bigotudo visitó Isla Delfino en Super Mario Sunshine. En esta ocasión, Nintendo utilizó la fórmula que creó previamente en Nintendo 64, pero de forma más ambiciosa. La nueva consola era más potente y ofrecía mayores posibilidades. Por este motivo, los mundos eran más grandes y los objetivos en ellos algo más elaborados. Así pues, la jugabilidad también era más elaborada gracias a FLUDD, que era imprescindible para conseguir la mayoría de estrellas (llamadas soles en este juego). A pesar de todo esto, Sunshine no terminó de triunfar.

¿Por qué? Es algo difícil de responder. Es importante puntualizar que Super Mario Sunshine es un juego que sí que tiene bastantes fans, pero no logró causar el impacto que logró su predecesor, y tampoco gustó de la misma manera. Quizás fuera por la estética, demasiado tropical para algunos… O puede que fuese por la dificultad que suponía completarlo al 100%.

Aquí se produjo un punto de inflexión en la saga 3D del fontanero. Tuvieron que pasar cinco años para que nuestro héroe volviese a hacer acto de presencia en un título de tres dimensiones, y lo hizo en la nueva consola de Nintendo, Wii

En Wii, Mario se volvió a reinventar con Super Mario Galaxy. En esta aventura, cambió radicalmente la fórmula que hasta entonces se había usado. Hay que recolectar estrellas, sí. Pero la forma en la que se conseguían era muy diferente. No por el hecho de estar en el espacio, sino porque el componente de exploración quedó muy reducido. En lugar de presentar un gran mundo por explorar, este juego nos dirige de forma automática a lo largo de muchos planetas en cada galaxia. De esta forma, la posibilidad de explorar era casi inexistente. Sin embargo, gracias a este nuevo planteamiento, Nintendo consiguió crear un juego muy variado; cada estrella era única. Super Mario Galaxy fue un gran éxito que disipó las dudas creadas por su predecesor, aunque el fontanero abandonó sus raíces.

Debido al éxito que alcanzó esa entrega, Nintendo decidió desarrollar una segunda parte, Super Mario Galaxy 2. En esta aventura se vuelve a recurrir a los planetas y al sistema utilizado en el título anterior. Aunque también nos encontramos con mundos más grandes, la exploración sigue sin ser su fuerte. Super Mario Galaxy 2 volvió a ser un gran éxito, y fue el último título de recolección de estrellas hasta la salida de Super Mario Odyssey.

Tras el lanzamiento en Wii, se produjo la simplificación de la fórmula de Super Mario en 3D. 3DS recibió una nueva entrega, Super Mario 3D Land. A mi ver, este juego es un Super Mario Bros trasladado al 3D. El objetivo era simplemente llegar al final del nivel. Era necesario recolectar las monedas estrella que se encontraban en cada fase, pero para nada desafiante.

Con la llegada de Wii U, algunos fans creyeron que se volvería a un estilo similar al que estableció Super Mario 64, ya que era la consola más potente de Nintendo hasta la fecha. Pero no fue así, Super Mario 3D World presentaba un planteamiento muy similar al juego de 3DS.

Todos los juegos comprendidos entre Super Mario Sunshine y Super Mario Odyssey han sido grandes obras, todas muy divertidas y siempre inconfundibles. Sin embargo, había muchos seguidores que echaban de menos un Mario con la fórmula clásica, utilizada en los dos primeros títulos en 3D.

Y por eso es tan importante el lanzamiento de Super Mario Odyssey. Han pasado quince años desde la última vez que se utilizó este planteamiento, ya que Super Mario Sunshine salió en 2002. Super Mario Odyssey toma esa fórmula y la trata con ambición, siendo el juego más grande de Super Mario hecho hasta el día de hoy. Quizás Nintendo haya conseguido sacar el sucesor de Super Mario 64 que tanta gente esperaba.

Resultado de imagen de super mario odyssey todos los juegos 3d

Comentarios