Quantcast
Colabora: HobbyConsolas colabora con Nintenderos
[Análisis] Don’t Knock Twice
PorAlberto Millán  - 
Ver comentarios

[Análisis] Don’t Knock Twice

Seguro que a muchos de vosotros os alegró el anuncio de Don’t Knock Twice para Nintendo Switch. La consola no cuenta con demasiados juegos de terror en primera persona y este tipo con temáticas más adultas siempre despierta el interés en muchos de los usuarios de la consola.

Lo cierto es que el juego a primera vista luce realmente prometedor. El tráiler del mismo pinta realmente bien, nos muestra varias escenas del juego que ponen los pelos de punta, otras imágenes de acción… Sin embargo, muchos de vosotros os estaréis preguntando si realmente merece la pena hacerse con el juego. En este análisis vamos a intentar poner de manifiesto qué es lo que nos puede ofrecer Don’t Knock Twice para Nintendo Switch.

Resultado de imagen de Don’t Knock Twice

No toques dos veces

Empecemos hablando por la historia del juego, la cual… realmente no existe como tal. Al principio no se nos pondrá en situación, ya que el título no cuenta con ninguna cinemática ni escena que nos indique qué es lo que estamos haciendo en el lúgubre salón de una siniestra casa.

La historia, que está basada en la de la película con el mismo nombre, la deberemos ir descubriendo nosotros mismos mediante diferentes papeles y libros que encontraremos esparcidos por la casa donde se desarrolla todo el juego. Esta es la única manera de enterarnos qué es lo que está sucediendo.

Tras haber unido las piezas de la historia, podemos decir que en este juego tomaremos el papel de una madre que tiene como objetivo salvar a su hija, con la que se ha distanciado. Para ello, debe investigar sobre una leyenda urbana de una malvada bruja, e ir recogiendo diferentes elementos pertenecientes a esta historia para averiguar qué es lo que se esconde detrás de la misma.

Con este objetivo en mente, nos pondremos en la piel de la madre. Dentro de este papel, deberemos recorrer la tenebrosa casa en la que nos encontramos. Al principio deberemos pasar de una habitación a otra buscando la manera de que se vayan abriendo las puertas. Para ello tenemos que cumplir ciertos requisitos donde nos encontremos para poder seguir avanzando.

A medida que progresamos, podremos ir utilizando diferentes objetos que nos encontremos por la casa. Cabe destacar que la variedad de elementos con los que podemos interaccionar no es muy elevada. Aparte de los papeles, libros y fotos que encontremos, a los que solamente podemos echar un vistazo, también contaremos con otros que podemos coger durante más tiempo y usarlos para avanzar, como un candelabro, un hacha o un spray con llama. De hecho esos tres son los únicos que podremos usar para esto.

Usando estas herramientas y otros elementos interactivos presentes en el resto de habitaciones, deberemos ir recorriendo la casa en busca de unos objetos muy especiales que permitirán resolver el misterio que nos ha llevado hasta ese lugar. También contaremos con la ayuda de nuestra hija, que está presente en la casa y nos mandará mensajes al móvil dándonos pistas… una vez se le haya pasado el enfado inicial que tiene con nosotros.

Corto pero intenso

Las mecánicas del juego son bastante intuitivas. Nos moveremos con la palanca izquierda y dirigiremos nuestra vista con la palanca derecha. El resto de botones quedan para agacharse, coger cosas, leerlas, interaccionar con objetos, usar los elementos que tengamos en la mano… y poco más. Los controles son bastante intuitivos y se adaptan bien a los mandos de Nintendo Switch.

Uno de los aspectos más positivos del juego, aparte de estos buenos controles de nuestro personaje, es que te mantiene en tensión durante todo el juego. El hecho de estar en una casa así de tenebrosa donde suceden cosas muy extrañas por arte de magia realmente pone los pelos de punta. Si os interesa saber si en el juego hay sustos, os puedo asegurar que los hay, aunque no en gran cantidad.

Y es que, a pesar de que el juego sí que puede dar miedo mientras lo jugamos, el tiempo que dura la acción en el mismo es muy corta para lo que se podría esperar de un juego de este estilo. La historia del juego puede completarse en unas 4 horas perfectamente y no hay ningún tipo de elemento que ofrezca rejugabilidad. Por este motivo podemos decir que la duración del juego es uno de sus aspectos más negativos.

Resultado de imagen de Don’t Knock Twice game

Cabe destacar que el juego es corto, aunque los acertijos que nos propone son variados dentro de lo que cabe. La experiencia de juego podría haber sido peor si las acciones que nos permiten seguir avanzando fueran todas muy parecidas. Esto no es así en Don’t Knock Twice. En cada lugar deberemos buscar la clave a fondo para continuar con la historia.

Aún así debemos tener en cuenta que en la mayoría de ocasiones iremos directos a lo que tenemos que hacer, queda poco margen para la exploración. Entre que el juego nos delimita mucho el camino al principio con las puertas cerradas y los mensajes que nos manda nuestra hija, sabremos siempre qué es lo que tenemos que hacer para continuar. Tan solo se darán un par de situaciones en las que tendremos que pensar cómo seguir avanzando. Mirar detenidamente todos los objetos de la habitación será clave para que no nos quedemos atascados.

El hecho de que el juego cuente con un camino delimitado por el que debemos avanzar puede resultar negativo a primera vista, pero por otro lado también es algo positivo. Teniendo en cuenta que los retos son variados y que se producirán situaciones bastante distintas y escalofriantes a lo largo de este recorrido, el título nos animará a continuar jugando hasta llegar al final. Lo malo es que este está antes de lo que nos gustaría.

Gráficos y sonido

Pasando al apartado gráfico, podemos decir que este es bastante bueno. Los entornos que nos rodean cuentan con un aspecto que realmente permite adentrarnos en la historia que estamos viviendo. Son adecuados para este tipo de juego, dando a las habitaciones que nos encontramos el toque adecuado para hacerlas escalofriantes, con buenos efectos de agua, iluminación, etc.

No obstante, cabe destacar que, aunque todo lo que nos rodea parece estar bien pulido y a la altura de un juego de este estilo, hay algunos elementos que podrían haberse mejorado, como el hecho de que nuestro personaje no aparezca reflejado en los espejos, de que objetos que cogemos y luego posamos desaparezcan misteriosamente o no se posen de una forma natural, entre otras pequeñas cosas.

En cuanto al sonido, podemos decir que este es también adecuado. El juego no cuenta con banda sonora como tal; tan solo escucharemos breves melodías mientras avanzamos en nuestra aventura de forma puntual. La mayoría son las típicas que aparecen en las películas de terror para estremecernos ante un punto álgido. Pues de la misma manera funcionan en este juego, son ideales para ponernos la piel de gallina. Lo mismo sucede con los efectos de sonido de los que estamos rodeados continuamente… el crujir de las maderas, un llanto lejano, gritos y muchos elementos de este estilo nos sobresaltarán a menudo.

Con los gráficos y sonidos, el juego consigue crear una atmósfera realmente interesante, que nos hace mantenernos en tensión de forma constante. Por este motivo podemos decir que es uno de los puntos más positivos del juego.

Conclusión

En conclusión podemos decir que Don’t Knock Twice es un buen juego para aquellos que quieran pasar una tarde de miedo. Pero solo una tarde. Lo que ofrece el juego puede verse en apenas unas horas, aunque la tensión constante en la que nos mantendrá hará que en ocasiones pidamos que termine ya.

Sin duda lo mejor del juego es la atmósfera que se crea mezclando la jugabilidad que ofrece al ser un título en primera persona con los gráficos, la música y los sonidos. De esta manera nos veremos inmersos en la historia que se está narrando, nos hará sentir como la madre de la misma. Además, el hecho de que el juego esté traducido al español es algo que debemos agradecer bastante, pues nos permite comprender mucho mejor la historia narrada en los diferentes objetos que encontraremos por la casa.

Recordamos que el juego llegará a la eShop de Nintendo Switch hoy mismo, 17 de octubre de 2017, a un precio de 12,49€/$. El espacio libre que debemos tener en Nintendo Switch para descargar el juego es de 1,5 GB.


Archivado en:  análisis Don't Knock Twice

[Análisis] Don’t Knock Twice

Puntuación Nintenderos: Buen juego

6.5
  • Historia:
  • Jugabilidad:
  • Gráficos:
  • Sonido:
  • Duración:
  • Multijugador:
Destaca en:
  • El juego crea una atmósfera inquietante que nos mantendrá en tensión constante.
  • Los gráficos y el sonido contribuyen a ello.
Flojea en:
  • Muy corto y nada rejugable.
  • El juego delimita mucho el camino a seguir y da poco margen a la exploración.




Comentarios