Colabora: HobbyConsolas colabora con Nintenderos
[Análisis] ‘Stone Shire’ (eShop Wii U)
PorAlberto  - 
Ver comentarios

[Análisis] ‘Stone Shire’ (eShop Wii U)

Ya es conocidos por todos el fenómeno Minecraft, un juego que destaca por su total libertad en un entorno natural donde estamos solos contra el mundo. Sin ayuda deberemos sobrevivir aprovechando los elementos de nuestro alrededor, fabricar nuestras propias herramientas y construirnos un buen refugio. Usando esta premisa como base, nos encontramos con Stone Shire.

De nuevo, los cubos son los protagonistas

En este juego, sin duda alguna, sólo hay cubos, literalmente. Al iniciar el juego, encontramos las opciones de iniciar partida nueva, cargar partida y configuración. Un menú simple que ya nos da a entender que no tiene modo multijugador, pero seguimos para ver que nos tiene que mostrar el juego.

Si damos a iniciar partida, el juego nos da a elegir entre tres tipos de entornos: bosque, desierto y tundra. Hasta aquí todo normal, la situación se vuelve más incomoda cuando empezamos, pues vemos el entorno que hemos elegido, pero lo primero que podemos destacar es el claustrofóbico límite de mapa que nos encontramos, limitando el espacio de juego en todos los ejes.

Por ello, a lo largo de toda la partida sólo hay un total de 10 tipos de bloques: desde las propias hojas de los árboles que se componen en bloques, hasta bloques de diamante entre los otros minerales con los que podremos trabajar.

Por tanto, si algo podemos concluir es una carencia de contenido bastante grande, ya que no disponemos ni de objetivos ni enemigos ni otros elementos que no sean los 10 tipos de cubos ya mencionados y los picos que podremos fabricar con cada mineral.

stone-shire-656x369

Gráficos, controles y música

Respecto a los gráficos, ya podemos imaginar que se centra en las ilustraciones que se plasman sobre las caras de los cubos. El único elemento que podemos ver que no es un cubo son las manos de nuestro protagonista, que no muestran ningún tipo de textura. A todo esto hay que añadir que no hay efectos de iluminación y la niebla que limita nuestra vista nos afectará incluso cuando estamos bajo tierra.

Los controles, dentro de lo que cabe, están bien implementados. Con los gatillos del gamepad utilizamos las manos izquierda y derecha respectivamente, mientras con los botones L y R podemos cambiar el objeto seleccionado en el acceso directo de cada mano (en cada acceso directo de cada mano disponemos de 5 espacios haciendo un total de 10). Con las palancas de control movemos a nuestro personaje y giramos la cámara, con el botón A saltamos y con la pantalla táctil vemos lo que tenemos en la mochila y los objetos que podemos craftear, aunque estos solo se limitan a los escasos tipos de cubos y los picos hechos con distintos materiales. El resto de botones bien podrían aprovecharlos para nuevas funciones u otras opciones.

Finalmente, respecto a la música, brilla por su ausencia. Cada 5 minutos, escuchamos una leve melodía que no dura mucho.

Un juego a medio hacer

Tal como hemos visto hasta ahora, este juego si por algo destaca es por dar la impresión de que está a medio hacer, ya que esta sólo es la versión 1.0 y por la ausencia total de contenido. Ya se prepara un parche con la versión 1.1 que incluirá los efectos de iluminación de los que actualmente carece, sin embargo, pese a esta actualización, aún se quedaría muy falto de contenido.

Por conclusión, por 7.99 € en la eShop de Wii U, no es un precio adecuado para el contenido que nos muestra Stone Shire, dando la sensación de ser un juego incompleto que lo único que nos permite es cavar y apilar bloques, sin ningún tipo de objetivo o meta, peligro, ni nada que le de ninguna emoción.

Archivado en:
eShop Wii U Stone Shire

[Análisis] ‘Stone Shire’ (eShop Wii U)

Puntuación Nintenderos: Ni te acerques

2.0
  • Historia:
  • Jugabilidad:
  • Gráficos:
  • Sonido:
  • Duración:
  • Multijugador:
Destaca en:
  • En un futuro tendremos nuevas actualizaciones que traerán más cosas a este juego.
Flojea en:
  • Falta total de contenido, metas y elementos.

Comentarios: