Colabora: HobbyConsolas colabora con Nintenderos
[Análisis] DKC3: Dixie Kong’s Double Trouble!

[Análisis] DKC3: Dixie Kong’s Double Trouble!

análisis,
PorAres  - 
Ver comentarios

Nos acercamos al final de esta “simia-aventura”. Super Nintendo se acerca al final de su vida pero aun quedan grandes juegos por aparecer en ella, y si Rare está detrás de alguno de ellos, mejor que mejor.

Ya han demostrado que son capaces de inventar, innovar y superarse en su trabajo, y con ‘Donkey Kong Country 3’ vuelven a la carga para… ¿acaso les queda algo que demostrar a este equipo?

En cualquier caso, si os gustan los plataformas echad con nosotros un vistazo a la última iteración de la saga Country, que pasará a la historia como la culminación del mejor trabajo hecho con Donkey Kong como base.

Los pequeños de la casa Kong se van de juerga

Si en la primera aventura de los Kong en su isla vimos como protagonistas a Donkey, el original, y Diddy, y en la segunda parte hizo su primera aparición estelar la rockera Dixie, ahora le llega el turno al primo tonto de la familia: Kiddy.

Esta vez Diddy y Donkey se han ido a pescar y se han dejado a su amiga en casa, y ella, que no se quiere quedar pintando la mona (disculpad el terrible chiste), va a buscarles junto a su primo Kiddy, una bestia en pañales que ya apunta a maneras para ser el próximo Donkey de la familia.

Donkey Kong Country 3 zlCfzSoo-WQy20yUMr

Pronto se darán cuenta de que sus amigos han sido secuestrados y su única salvación son los nuevos personajes, Dixie y Kiddy Kong. El mundo del juego está basado completamente en lugares nórdicos del planeta, con el agua como elemento principal. Y ¿cómo nos moveremos por el agua? Pues con el elemento estrella de esta entrega: ¡un hovercraft!

El acuático mundo de Dixie y Kiddy

Olvidad todo cuanto recordáis de lo que habéis visto en ‘Donkey Kong Country’… o mejor recordadlo, porque tendréis una buena comparativa de cómo puede evolucionar gráficamente un juego con un buen trabajo.

Rare saca todo el juego de los 16 bits de la consola para traernos un juego muy puntero a nivel técnico y artístico. El nuevo mundo que nos plantea está rodeado de agua, con cascadas, lagos y un sin fin de calas y pequeñas playas.

Por supuesto todo rodeado de un frondoso bosque que cubrirá la mayor parte del juego. Exacto, volvemos a los inicios de la saga en entornos mucho más naturales y no tan industrializados como en la segunda parte.

Gráficamente podemos decir que el juego es bonito. Muy bonito y muy brillante, con mucho color y movimiento en todos sus aspectos. Seguimos teniendo el estilo 2,5D, con más capas que nunca y escenarios preciosos y muy vistosos. Naturales sin perder el toque humano que nos traen los puertos, las cuevas o los pequeños pueblos de montaña.

Es mejor que la segunda parte, más llamativo y más bonito, y eso el jugador lo agradece aunque no lo analice al detalle.

Los fondos siguen siendo estáticos, pero el movimiento de capas le da un toque dinámico. Más detalle en todos los elementos (olvidaos de algún punto de la pantalla plano y soso), esta entrega nos ofrece un estilo visual muy diferenciado respecto a las anteriores entregas, tanto por la temática como por el poder que demostró ya en su momento SNES.

El diseño de Kiddy es aceptable: un bebé orangután con mucha fuerza y poco cerebro, que se guía por lo que Dixie necesita. Por otro lado, los enemigos se vuelven un poco extraños con avispad con sierras en su parte trasera. Quizá no estuvieron tan inspirados como en los primeros episodios.

A nivel sonoro no destaca demasiado, y aunque alguna melodía la recordamos con el paso de los años negándose a escapar de nuestra memoria, acompaña sin molestar.

Nuevos personajes, nuevas mecánicas

La evolución de la primera a la segunda parte estaba basada, casi en su totalidad, en Dixie y su interacción con Diddy, así que el incluir un nuevo mono en el juego podría aumentar las posibilidades en cuanto al apartado jugable.

Y así es en parte. El nuevo mono, Kiddy, es una versión bebé de Donkey Kong, y aunque el primer episodio fuera realmente bueno, la interacción Diddy-Donkey era sobre todo anecdótica. Ahora las cosas han cambiado mucho y la evolución en esta saga ha sido enorme con tan solo una entrega de por medio.

Donkey Kong Country 3 zlCfzSopbKs07zAHS6

Por eso, volvemos a tener a un personaje grande y a uno pequeño: Kiddy puede coger a Dixie y viceversa, aunque la fuerza de la mona respecto al bebé mono no es tan grande, así que movernos con Kiddy en volandas será casi una tarea imposible.

Ahora podremos llegar a sitios más altos si lanzamos a uno de los dos simios allí, el mono restante se transportará automáticamente. Aquí se abre un mundo nuevo de posibilidades, nuevas zonas aun más verticales que en ‘Diddy’s Kong Quest’, elementos escondidos en tejados y un sin fin más de elementos coleccionables a obtener de las maneras más retorcidas.

También cambian las mecánicas de los enemigos. Pequeños cambios en algunos diseños y muchos totalmente nuevos, permiten a los diseñadores crear nuevas formas de eliminar a algunos enemigos y conseguir más recompensas, como los lagartos con escudo que debemos derrotar desde atrás.

Novedades también en los nuevos retos y los objetos coleccionables: la saga evoluciona favorablemente en este sentido teniendo, ya no solo las monedas DK, si no los pájaros banana, las banderas de nivel, o las monedas de bonus, que vienen a sustituir a las Kremling de la segunda parte.

Seguimos sin tener una vista completa de fácil acceso de todos los items que vamos coleccionando de cada fase, pero si pasamos por las casillas podemos ver si nos faltan las banderas o las monedas DK de cada fase. ¡Ya sabéis chicos, a conseguir el 103% del juego!

Donkey Kong Country 3 zlCfzSopSp42efKDVV

Un total de 48 nuevos niveles (muy originales) y un nivel de desafio elevado (no es nada fácil completar el juego), podemos decir que es un reto conseguir completarlo al máximo.

Os lo hemos adelantado al principio de este análisis, y es que el hovercraft nos trae una nueva dimensión en el juego: la posibilidad de explorar el mundo por donde nos movemos para elegir la próxima pantalla.

Es bastante cerrado, pero el sistema es lo suficientemente amplio como para alentarnos a investigar y conseguir nuevas pantallas de bonus o atajos. Por el agua podremos movernos en el hovercraft como peces y en cualquier dirección. Olvidaos de eso de ir de una pantalla A a una pantalla B: ahora tendremos que explorar hasta el menú de selección de pantalla.

El mejor tiempo de descuento

Sin duda alguna, ‘Donkey Kong Country 3: Double Trouble’ es un juego excelente, divertido, largo, desafiante y… poco innovador.

No es por culpa de Rare, si no del sistema que ya poco o nada más podía dar de si. Graficamente termina de explotar las dos dimensiones con unos gráficos preciosos como ellos solos y que nos enamorarán siempre que los veamos. También es un acierto tanto el entorno elegido para los escenarios y la temática acuática del juego.

Kiddy no tiene el carisma que tuvieron Diddy, Donkey o Dixie, y eso resiente la parte amigable del juego, pero tampoco es que nos vayamos a olvidar de él fácilmente. Una evolución más en la saga Country que les deja en lo más alto de los juegos plataformeros de SNES, y esta tercera parte no es una excepción.

Donkey Kong Country 3 zlCfzSopHhQYJIR1rU

El juego no es peor que Country o Country 2, si no que la evolución es mucho menor, y es que poco más se podía inventar más que nuevas y bonitas fases.

Si os gustaron los dos anteriores títulos de la saga, no os lo penséis dos veces, ‘Double Trouble’ es vuestro juego. Os gustará y os entretendrá como siempre, a pesar de que Diddy o Donkey se hayan ido de “vacaciones”.

¡Pasadlo muy bien con nuestros simios amigos y disfrutad de esta gran saga!

[Análisis] DKC3: Dixie Kong’s Double Trouble!

Puntuación Nintenderos: Imprescindible

9.3
  • Historia:
  • Jugabilidad:
  • Gráficos:
  • Sonido:
  • Duración:
  • Multijugador:
Destaca en:
  • Un inmenso Donkey Kong Country sin nada que envidiar a sus predecesores.
Flojea en:
  • A pesar de algunos detalles, se empieza a notar la fatiga de la saga.

Comentarios: