Colabora: HobbyConsolas colabora con Nintenderos
[Retroanálisis] Luigi’s Mansion
Porskullomartin  - 
Ver comentarios

[Retroanálisis] Luigi’s Mansion


Era el año 2001 y Nintendo anunció a Gamecube, la sucesora de Nintendo 64. En aquellos años las consolas de Nintendo siempre aparecían con un juego de Mario, pero esta vez fue diferente, pues seria Luigi el que se echaría el peso de la consola sobre sus hombros protagonizando un juego de aventura. En la cual recorreremos una misteriosa mansión,  armados con una aspiradora y una Game Boy Horror (que nos proporcionará el profesor Fesor) para buscar al desaparecido Mario (que al ser más impetuoso que Luigi entró antes que él y acabó mal parado)

Gráficos:

Al ser el primer juego de una la consola de 128 bits de Nintendo, esta claro que Luigi’s Mansion no podría mostrar todo el potencial de la máquina, pero también debería demostrar lo superior que era de su antecesora, por lo que el apartado gráfico era muy importante. 

 Aunque los personajes (Luigi, el profesor Fesor y los enemigos) no tienen texturas complejas ni muy elaboradas, su aspecto en general es muy bueno, sencillo pero efectivo. Por otro lado la mansión esta mucho mas trabajada y la mayoría de habitaciones están llenas de detalles, ya sea con elementos que afectan a la jugabilidad o de pura decoración.

Pero el verdadero punto fuerte del juego en este apartado es la iluminación, por un lado tenemos la linterna de Luigi que hará un efecto bastante bueno sobre los oscuros pasillos de la mansión, pero lo mas destacable es que cada vez que cae un trueno veremos como algunas partes de la casa reflejan la luz a través de los ventanales, iluminando temporalmente la zona por la que nos encontramos. Pese a no ser un juego de terror, consiguieron darle una atmosfera muy convincente.

Sonido:

Gran parte de la atmosfera del juego se basa en los sonidos, los crujidos que hace la casa, los truenos, las risas y ruidos de los fantasmas. A esos efectos hay que añadir las escasas voces de Luigi y Fesor, además de los otros ruidos propios del juego (explosiones, la aspiradora succionando, golpear los objetos…) todos hechos de manera sencilla pero eficaz.

La música queda en un segundo plano, y es que durante gran parte del juego, el tema principal lo escucharemos tarareado por Luigi (supongo que para quitarse el miedo) y cuando hayamos limpiado una zona de fantasmas escucharemos el tema musical completo.

En general Luigi’s Mansion no tiene muchas melodías y algunas salen en zonas muy especificas, quedando a la sombra del tema principal. Como curiosidad decir que hay una melodía “oculta” en el juego, que se consigue cuando te vas a la sala de entrenamiento y dejas el juego en la pantalla de configuración de control, tras unos minutos sonará la “Canción de Totaka” en honor a uno de los compositores del juego: Kazumi Totaka.

http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=hoOPTcUMIus

Jugabilidad:

Al ser una aventura, el control se aleja de lo “típico en juegos de Mario” (ni siquiera hay botón para saltar) pues para avanzar en el juego tendremos que ir resolviendo todos los puzles que nos encontraremos en cada una de las habitaciones de la casa, al mismo tiempo que nos libramos de los molestos fantasmas y conseguimos llaves u objetos que nos ayuden a ir accediendo a las zonas cerradas de la casa.

El botón A se usa para abrir las puertas, buscar en los objetos que hay por la casa o ponerlos en funcionamiento. Si lo presionamos alejados de cualquier objeto o puerta Luigi gritará “Mario” (eh, al menos que se note que lo esta buscando ¿no?). El botón B vale para apagar la linterna, que normalmente estará encendida siempre, esto es necesario para poder asustar a los fantasmas, ya que cuando los iluminamos se quedan vulnerables por un segundo y será entonces cuando podemos succionarlos con nuestra aspiradora. La aspiradora se maneja de manera un tanto compleja, con el botón R aspiraremos y con el stick C moveremos hacían donde apuntar con ella, al atrapar un fantasma tendremos que “tirar” hacia el lado contrario hacia donde él va, como si estuviéramos pescando, y al final acabará siendo succionado. Con el botón L la aspiradora puede echar fuego, hielo y agua, siempre y cuando hayamos encontrado el objeto necesario para poder hacerlo. El resto de botones (Y, X y Z) quedan para usar la Game Boy horror, que nos sirve de inventario, mapa y para ver en primera persona lo que sucede en el juego (bastante necesario para poder sacar algunos secretos y para ver el punto débil de los fantasmas mas grandes).

El control puede parecer bastante complejo, pero tras un rato se maneja muy bien, quizás lo mas difícil es manejar ambos joysticks para mover a Luigi y apuntar con la aspiradora al mismo tiempo, pero lo dominas con un poco de práctica.

Duración:

La mansión esta dividida en 3 plantas, sótano y tejado. Y hay un alto numero de habitaciones para recorrer, buscando tesoros, llaves y resolviendo Puzzles. Pese a ello, el juego no es excesivamente largo, pues su duración media ronda entre las 7 o 8 horas, siempre y cuando no os atasquéis en alguna parte concreta del juego.

Una vez completado hay pocos alicientes para seguir jugando, aunque alguno hay. Por un lado, es posible que hayamos dejado algún Boo suelto (hay 50 en total) o quizás nos apetezca jugar en la Mansión Oculta (que es mas difícil que la principal, aunque lamentablemente, los puzles son los mismos) y como ultimo motivo para rejugar el juego esta en que según hayamos obtenido mas dinero, mejor será la casa que se quede Luigi.

Conclusión:

Luigi’s Mansion es un juego muy agradable y entretenido, quizás por momentos pueda hacerse repetitivo (al fin y al cabo todo se basa en resolver puzles y aspirar fantasmas) pero es muy divertido de jugar, su poca duración y el hecho de no tener mas modos de juego son sus puntos negativos mas destacables y pese a ellos, de vez en cuando apetece volverlo a jugar, así que vale la pena darle una oportunidad. Skullo.

Hay mas análisis como este en la Revista Bonus Stage Magazine, hazte fan en Facebook y participa en el tema del foro de Nintenderos.

Comentarios