Colabora: HobbyConsolas colabora con Nintenderos
[Análisis] Mutant Mudds Collection

[Análisis] Mutant Mudds Collection

análisis,
PorXavier Solé  - 
Ver comentarios

He aquí un juego conocido: Mutant Mudds. De hecho, no es uno, sino tres: Mutant Mudds Deluxe, Mutant Mudds Super Challenge y Mudd Blocks, este último no tan conocido, puesto que es una exclusiva en esta versión para Switch que reúne todo el contenido de la saga a un precio más que razonable.

Hay muchos motivos para querer este juego en Nintendo Switch. Se trata de un juego de plataformas consagrado con gran respaldo de la crítica. Eso está muy bien, pero ¿qué me decís de su creador? Jools Watsham, fundador de Atooi, está en el listado de desarrolladores omnipotentes (que lo hacen prácticamente todo) del videojuego indie internacional. Es cierto que él no se ocupa de las labores de programación, pero sí del arte, del diseño de niveles y de la producción del título, entre otras cuestiones. Por su puesto que está entre los profesionales más destacados del mundo del juego indie y ha reunido el tiempo y la dedicación suficientes para llevar su obra más reconocida a la plataforma de moda de la industria, la híbrida de Nintendo Switch.

Mutant Mudds Collection al detalle

Recientemente hubo un debate en el foro interno de los redactores de Nintenderos sobre si el precio de un videojuego debía o no influir en la nota del análisis. Si no recuerdo mal, el juego en cuestión era Syberia, tanto el primer juego y su secuela para Switch. Se trata de juegos antiguos que han llegado a la plataforma híbrida de Nintendo a un coste alto. Después de debatirlo sanamente, todos estuvimos más o menos de acuerdo en que no, aunque debía de mencionarse en el texto del análisis que el precio no era accesible, por ejemplo.

Algo similar pero opuesto sucede con Mutant Mudds Collection. A mi entender, el precio del título es muy accesible si te pones a pensar que alberga no uno, sino tres juegos en su interior. Estos son los tres juegos que incluye esta colección de juegos creados por Jools Watsham:

  • Mutant Mudds Deluxe. Primera parte de este pequeño juego de culto indie. Tiene una interfaz entre los distintos mundos que lo asemeja a Kirby, además de la habilidad más destacable de este título: el Jet Pack que permite que Max, el protagonista, pueda llegar a sitios lejanos o evadir enemigos que disparan proyectiles.
    Al estar pensado para Nintendo 3DS, tiene un diseño muy inteligente con tres fondos  o capas distintos que aprovechaba perfectamente el modo 3D de la consola portátil de Nintendo. Por supuesto, esto se pierde en la versión de Switch. No obstante, sigue ofreciendo el toque de sorpresa cuando el juego te lleva al plano más superpuesto.
    Estamos ante un título difícil desde los primeros mundos, especialmente a partir de incorporar el elemento del hielo.
    El juego, como su secuela, invita a coleccionar monedas para proseguir. Hay una cantidad ingente de estos coleccionables por conseguir.

  • Mutant Mudds Super Challenge. Se trata de una secuela que innova poco en mecánicas respecto al juego anterior. Simplemente pone al jugador en situaciones mucho más complejas y difíciles que su predecesor que, como ya he mencionado, es bien difícil.
    Gracias a este título y a Mutant Mudds Deluxe, Mutant Mudds Collection ofrece una grandísima cantidad de contenido que llevará al jugador a entretenerse durante horas de plataformeo.
  • Mudd Blocks. Es un juego exclusivo para Switch. Admite el control vertical, que demuestra una vez más que estamos ante una consola muy versátil.
    ¿Para qué quiere el control vertical? Se trata de un juego tipo Dr. Mario en el que ir montando bloques de colores en un recuadro. Ya sabéis, tipo match-three, Tetris, etc. La peculiaridad de este título es que los bloques explosionan con una bomba que lanza el propio Max. Se trata de ordenar la mente, ser hábil y veloz en nuestros actos.
    El modo principal es infinito. Simplemente guarda la puntuación mayor. Lo hace infinito y convierte esta colección en un título perfecto rejugable para matar ratos en la sala de espera del médico, en el bus o cualquier situación en la que hace veinte años te encontrabas jugando al Tetris en Game Boy. O en cualquier situación en la que ahora te encuentres jugando a Candy Crush.
    Por otra parte, ofrece la posibilidad de jugar en multijugador local con un Joy-Con por player. Básicamente esta colección clava el port a Nintendo Switch.

Algo significativo

Dejadme que use este apartado para hablar de mí. Intentaré contagiar al lector nintendero de mi nostalgia, para estos párrafos sean de todos. Me explico. Es la primera vez que juego a Mutant Mudds. No lo había probado ni en 3DS ni en Wii U. La sensación que me dio fue aquella misma que me dieron los primeros juegos que jugué en la Game Boy de mis hermanos. Hablo de Donkey Kong Land, de Hércules para Game Boy, Kirby’s Dream Land o Super Mario Land 2. Juegos que desde la simpleza de sus prestaciones técnicas ofrecían una gran cantidad de horas de plataformeo difícil. (La verdad es que debería volver a jugar a todos estos títulos para certificar que eran difíciles, no sea que la culpa fuera mía por ser un crío que no sabía jugar.)

¿Por qué me ha dado esta sensación? Por supuesto, por haberlo jugado prácticamente solo en modo portátil. Por supuesto lo probé en la pantalla grande, pero no era lo mismo. Este es un juego que quiero jugarlo en cualquier parte debido a la increíble conexión que tiene con los títulos más austeros de Nintendo.

Por otro lado, no niego que otros jugadores que empezaron a jugar a plataformas en consolas de sobremesa, especialmente NES o SNES (o incluso Sega Starn o Megadrive), puedan sentir que Mutant Mudds les traslade a su niñez en los videojuegos, cuando jugaban a Metroid o Super Mario Bros. De ser así, la pantalla grande que ofrece la hibridez de Nintendo Switch puede perfectamente ser aquello que buscan para alimentar su nostalgia.

Conclusiones

Estamos ante un título bien surtido en contenido con un valor más alto del precio que indica su etiqueta, a mi parecer razonable. Esto no debería influir en la nota, que ya de por sí es buena.

El notable que doy a este título está fundamentado en el diseño inteligente de los niveles, que hacen divertida la habilidad del Jet Pack de Max. Además, las capas superpuestas consiguen impresionar y ofrecer al jugador algo sorprendente, especialmente cuando el personaje se amplia enormemente ante nosotros.

Su estilo retro y poder jugarlo en portátil me ha causado un ataque de nostalgia hermoso, de cuando empecé a jugar a videojuegos en una Game Boy. Guardaré un buen recuerdo de este título.

Mutant Mudds Collection salió el pasado 14 de diciembre a la eShop de Nintendo Switch a un precio de 12,99€/ 14.99$. Textos solo en inglés, aunque solo los hay en los menús. El tamaño del archivo es diminuto: 50 MB.

[Análisis] Mutant Mudds Collection

Puntuación Nintenderos: Muy recomendado

8
Destaca en:
  • 3 juegos en 1.
  • Una cantidad enorme de contenido a un precio muy razonable.
  • En Switch tiene un plus por emular a los plataformas clásicos de las primeras consolas de Nintendo tanto sobremesa (NES, SNES) como portátil (Game Boy y Game Boy Advance).
  • Además, el añadido de Mudd Blocks está muy bien pensado para Switch.
Flojea en:
  • Su diseño pensado en el 3D de Nintendo 3DS pierde parte de su magia.
  • Su dificultad lo hace inaccesible para el público impaciente o inexperto en las plataformas (este último dato no es necesariamente negativo).

Comentarios:

Nintenderos.com utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar