Colabora: HobbyConsolas colabora con Nintenderos
[Análisis] Monster Jam: Crush It!

[Análisis] Monster Jam: Crush It!

análisis,
PorAlberto Millán  - 
Ver comentarios

Nintendo Switch recibió hace algún tiempo un interesante juego que seguramente haya llamado la atención a los fans de las carreras de camiones monstruosos. Hoy os traemos el análisis de Monster Jam: Crush It!, un juego basado en el espectáculo itinerante de este tipo de vehículos más importante del mundo.

En primer lugar debemos dejar claro que se trata de un juego de conducción donde se nos valorará tanto la precisión al volante con el objetivo de conseguir el mejor tiempo como nuestro dominio del camión, para poder ejecutar volteretas y otros movimientos que nos darán puntuación en los diferentes modos de juego que ofrece.

Lo cierto es que la esencia y la variedad que ofrece el título se encuentra precisamente en esto, en los diferentes modos de juego. En total contamos con cuatro modos de juego completamente diferentes, que pasaremos a analizar a continuación.

Monster Jam: Crush It!

Carreras en estadio

El objetivo de este modo, tal y como indica su propio nombre, es realizar carreras en un estadio de camiones monstruosos contra otro competidor. Para ello deberemos dar una vuelta al circuito sin desviarnos demasiado del trayecto, señalizado con una línea verde. El primero que llegue a la meta gana.

En este modo de juego tenemos varios modelos de estadios que nos presentan el mismo fondo pero diferentes formas. Con esto me refiero a que el estadio siempre será el mismo; lo único que varía son los obstáculos o el recorrido que deberemos hacer. Eso sí, en algunos estadios será de día y en otros de noche, un cambio que no ayuda a aportar la suficiente variedad que se esperaría de este modo.

El modo nos ofrece una docena de carreras que iremos desbloqueando a medida que vamos superando las anteriores. También se nos desbloquearán varios camiones con los que poder competir y quedará registrado nuestro tiempo y una valoración de estrellas que nos animará a seguir compitiendo. No obstante, como os comentaba antes, se echa en falta más variedad en este modo de juego, que fácilmente puede volverse repetitivo.

Estilo libre en estadio

Se trata de un modo de juego que se desarrolla en varios de los estadios del modo de juego anterior, solo que en esta ocasión el objetivo será conseguir la máxima puntuación haciendo acrobacias y manteniéndonos en el aire. El juego nos dará puntos por realizar algunos movimientos con el camión como caballitos o giros. El tiempo que estemos en el aire también sumará puntos a nuestro marcador, y el objetivo principal es conseguir el mayor número de puntos.

El juego registra el número de puntos que hemos conseguido cuando finaliza el tiempo de la prueba y nos da una clasificación de estrellas de la misma manera que en el modo de juego anterior. A medida que vayamos superando la prueba en varios estadios, se nos irán desbloqueando más, aunque en este modo de juego solamente tenemos 6 estadios a nuestra disposición que, al igual que en las carreras, tienen el mismo fondo y solo se diferencian en la disposición de los obstáculos que usaremos para impulsarnos y hacer acrobacias.

También iremos desbloqueando vehículos a medida que superamos pruebas, aunque son los mismos que en el modo de juego detallado anteriormente. Debemos tener en cuenta que los camiones se nos romperán si realizamos acrobacias muy arriesgadas.

Subida a la colina

Este modo de juego se diferencia bastante de los dos anteriores, principalmente porque nos situará en entornos completamente distintos. En lugar de estar en un estadio, podremos correr en un bosque, en un desierto, en una montaña nevada o en un puerto. Estos son los cuatro entornos entre los que podremos elegir en este modo de juego, que nos ofrece una perspectiva algo lateral en lugar de la perspectiva trasera presente en el modo de carreras y estilo libre.

El principal objetivo de este modo es superar cada uno de los niveles que nos ofrecen los cuatro entornos, que se caracterizan porque siempre tendremos que ir en línea recta, el juego no deja desviarnos, subiendo por colinas y pendientes para llegar a la meta. Podremos superarlos en tres variantes diferentes que os detallamos a continuación:

  • Contrarreloj: El objetivo es llegar a la meta lo antes posible intentando trabarnos lo menos posible en los obstáculos que aparecen en nuestro camino, que en la mayoría de los casos son montículos o colinas.

  • Acrobacias: En esta variante da igual el tiempo que hagamos, ya que el principal objetivo es conseguir el mayor número de puntos posibles haciendo acrobacias con nuestro vehículo, aprovechando las colinas para impulsarnos, salir volando y ejecutar piruetas y otros movimientos.

  • Supervivencia: El objetivo de esta variante es llegar a la meta vivos y sin que los barriles que aparecen distribuidos por el circuito nos hagan explotar. Para ello es necesario esquivarlos pasándolos por encima. En esta variante también quedará registrado nuestro tiempo.

Cabe destacar que en las tres variantes tendremos la posibilidad de conseguir las letras C, R, U, S y H que están distribuidas por el circuito. Cuando acabemos cada nivel, se nos dará una puntuación en forma de estrellas y quedará registrado nuestro tiempo en el caso de Contrarreloj y Supervivencia y nuestra puntuación en el caso de Acrobacias. A medida que vayamos superando niveles, podremos pasar a los siguientes y acceder así a los cuatro entornos disponibles.

Modo choques

El objetivo de este modo es destruir la mayor cantidad de objetos que aparecen en la pantalla en diferentes circuitos. Estos objetos pueden ser árboles, coches, barriles y más. Por cada uno de ellos se nos darán unos puntos que se irán sumando a la puntuación total. Como os podéis imaginar, el objetivo es conseguir el mayor número de puntos posibles destruyendo cosas con nuestro camión.

Al igual que en otros modos de juego, el título nos dará una puntuación en forma de estrellas y quedará registrada nuestra puntuación con el objetivo de animarnos a repetir el circuito. Sin embargo, se echa en falta algo más de variedad en los 9 niveles disponibles en este modo de juego, por lo que una vez nos pasemos cada uno de ellos no nos apetecerá demasiado repetirlos para conseguir más puntos. Además en este modo de juego es bastante fácil conseguir la máxima puntuación en muchos de los niveles.

Por último, también cabe destacar que estos cuatro modos de juego nos permitirán echar un vistazo a la clasificación mundial online. Para ello, si presionamos el botón de Marcadores, se nos desplegará una lista en la que aparece el puesto en el que estamos en función del tiempo o la puntuación que tengamos en un nivel en concreto.

Controles

Dejando a un lado los modos de juego, pasemos a uno de los aspectos en los que más flojea el título. Nada más comenzar a jugar en cualquiera de los modos de juego, en seguida notaremos que los controles son algo toscos y poco fluidos. No se adaptan demasiado bien a las órdenes que damos a pesar de que el número de botones que demos pulsar para controlar nuestro camión es bastante reducido.

Los controles son simples, pero nos costará mucho controlar nuestro camión. Incluso después de llevar jugando bastante tiempo, veremos que no podemos controlarlo como nos gustaría, especialmente en lo que se refiere a la dirección del vehículo. Nos costará mucho torcer en los modos de juego donde hay libertad para ello (en todos excepto en Subida a la colina), lo cual hace que el juego pierda muchos puntos en este aspecto.

De hecho esta es una de las principales características que hace que el juego no sea todo lo divertido que podría ser, pues a menudo nos encontraremos dando vueltas sin sentido por los escenarios debido a que no somos capaces de controlar nuestro camión. Sin duda uno de los aspectos más negativos.

Gráficos, sonido y duración

Estos dos apartados tampoco ayudan a sumar mucha nota al juego. Comenzando por los gráficos del título, podemos decir que estos son correctos, aunque no aprovechan al máximo las posibilidades de Nintendo Switch. Aunque no hay ralentizaciones destacadas, sí que podemos notar que la imagen en pantalla no se ve demasiado nítida en algunas ocasiones, especialmente en el modo portátil de la consola, donde el vehículo se muestra algo borroso.

La banda sonora del juego tampoco destaca. La mayoría de las piezas musicales que aparecen en los diferentes niveles son muy parecidas si no exactas, y pueden parecernos algo estruendosas en algunas ocasiones, sobre todo cuando perdemos varias veces seguidas. Algo más de variedad en el apartado sonora hubiera estado bien. También cabe destacar que el título cuenta con un comentarista que habla en inglés en puntos muy concretos del juego, como en la salida o cuando ejecutamos alguna acrobacia elaborada.

En relación a la duración, podemos decir que este es otro de los aspectos donde más flojea el título, principalmente porque en una tarde podremos pasarnos todos los niveles de todos los modos de juego. Es cierto que en cada nivel se nos da una puntuación que queda registrada y que el título cuenta con clasificaciones en línea. Sin embargo, el hecho de que muchos niveles sean casi exactos y que no haya otros incentivos aparte de conseguir más vehículos, que parecen diferenciarse solamente en al aspecto externo, no anima a continuar jugando. Si a esto le añadimos sus toscos controles, el resultado que obtenemos es que dejaremos de jugar al título tras apenas unas horas.

Conclusión

En conclusión podemos decir que la idea original de Monster Jam: Crush It! es buena, pero falla en muchos aspectos y se echan de menos más contenidos, como una mayor variedad en los escenarios y en los diferentes modos de juego. El hecho de que apenas sea rejugable debido a que no ofrece incentivos hace que la duración del mismo sea insuficiente, especialmente para el precio que tiene.

Tal vez un modo multijugador hubiera sido algo realmente positivo para este juego, ya que es algo que siempre viene bien en todo título de carreras. No obstante, Monster Jam: Crush It! no ofrece demasiada diversión ni siquiera para un solo jugador, que encontrará el juego repetitivo y, sobre todo, difícil de controlar debido a que el camión no responde bien a los movimientos que ejecutamos, especialmente en relación a la dirección.

Por todos estos motivos, no podemos recomendar este juego a no ser que seáis ultrafans de las competiciones de camiones monstruosos y veáis necesario tener este título en vuestra colección. Si este es vuestro caso, ya lo tenéis disponible tanto en formato físico como en la eShop de Nintendo Switch a un precio de 39,99€. El tamaño de su descarga es de 1225,79 MB. Está traducido al castellano, aunque con algunos errores.

[Análisis] Monster Jam: Crush It!

Puntuación Nintenderos: Necesita mejorar

4.0
  • Historia:
  • Jugabilidad:
  • Gráficos:
  • Sonido:
  • Duración:
  • Multijugador:
Destaca en:
  • Buena recreación de los camiones de la Monster Jam.
  • El modo Subida a la colina es el que más diversión aporta ya que es el que mejor se controla.
Flojea en:
  • Controles toscos que hacen muy difícil manejar el vehículo en la mayoría de modos.
  • Falta de variedad en los niveles.
  • Ausencia de modo multijugador.

Comentarios:

Nintenderos.com utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar