Colabora: HobbyConsolas colabora con Nintenderos
[Análisis] Enter the Gungeon

[Análisis] Enter the Gungeon

análisis,
PorRubén  - 
Ver comentarios

Todos nosotros nos compramos un juego solo por capricho, nunca devolvimos aquel juego que nos dejó aquel amigo o nos centrábamos en aniquilar a uno de nuestros amigos en el Mario Party. Cometemos errores en el pasado que nos gustaría cambiar y, aunque dicen que de los errores se aprende, si nos diesen la posibilidad, ¿no cambiaríais partes de vuestro pasado? Bajo esta premisa nace Enter the Gungeon. Adentraos en la brecha y preparaos para el sufrimiento de la aleatoriedad.

Debajo de este proyecto está Dodgeball, una desarrolladora indie con un único juego, Enter the Gungeon. No obstante, y aun tener solo un juego, este ha gozado de un gran éxito en otras plataformas y ahora llega a Nintendo Switch totalmente en español para traernos muchas armas, muchas balas, muchos enemigos y muchas combinaciones de mazmorra.

La Brecha te espera

Enter the Gungeon es un roguelike que nos ubica en La Brecha con el objetivo de encontrar un arma para matar nuestro pasado. Porqué sí, de armas va la cosa. Hay una cantidad inmensa de armas, enemigos y variedad de mazmorras. La aleatoriedad es la base de un juego que promete una jugabilidad distinta dependiendo de si llevas una escopeta, un revólver, un generador de protones, un buzón, un barril, un motor alienígena, un arco, una erre minúscula, una pistola medio hacer… ¿os hago también una lista de modificadores u objetos de uso?

Todos estos objetos los coleccionas en un pequeño libro que, aparte de ofrecerte historia sobre el lugar, te indica para qué sirve cada uno, evitando así la necesidad de consultar por internet que te proporciona cada uno. Con todos estos objetos ya os podéis imaginar la cantidad de información que hay en pantalla, no obstante, los enemigos también tienen sus ataques característicos. Todos ellos tienen armas de todo tipo. Por ejemplo, los que tienen forma de bala pueden variar entre pistolas y ametralladoras; y los cartuchos tienen siempre escopetas pero varían sus ataques.

Donde realmente encontramos la variedad de movimientos y diversión lo encontramos en los jefes finales, que aun siendo muchos, se echa en falta alguno más. Pero no hay mal que por bien no venga, ya que estos jefes que encontraremos al final de cada mazmorra son muy variados entre sí y ofrecen un gameplay totalmente distinto. Muchos de sus ataques solo pueden ser esquivados con nuestra única habilidad de movimiento disponible: rodar.

Do a barrel roll!

Como en la gran mayoría de juegos, rodar nos permite evitar daño durante la ejecución de la voltereta, con lo que siempre la deberemos tener en cuenta para evitar ciertos daños inevitables. No obstante, también disponemos de otros métodos para evitarlo. Uno de ellos es el fogueo, una habilidad que por unos instantes el enemigo dejará de disparar y despejará la sala de balas. Por otro lado tenemos la armadura, un objeto que se antepone al daño físico y que activará automáticamente el efecto de fogueo.

Además, con este mismo efecto de fogueo podremos desbloquear salas secretas que pueden contener desde tesoros a objetos útiles como llaves. Con estas podremos abrir cofres o cerraduras con las que desbloquear nuevos personajes. Estos normalmente no son jugables, pero otorgan aún más variedad desbloqueando minijuegos como despejar una sala sin recibir daño o nuevas tiendas.

Los personajes jugables son realmente complicados de conseguir, aunque ciertamente no varían mucho entre ellos más que las armas con las que empiezan y sus objetos usables. Es por eso que prácticamente no varía mucho entre jugar con unos o con otros, ya que la verdadera variedad jugable está en los dos primeros niveles dependiendo qué compremos en las tiendas o qué recompensa obtengamos de los cofres.

Te alegrarás de verlo pixelado

El pixel-art del videojuego de Dodgeball es de los mejores que podréis encontrar actualmente en Switch junto Stardew Valley y Thimbleweed Park. Además, las animaciones conseguidas en unos cuantos píxeles son extraordinarias, llegando a ser este su punto más fuerte.

Visualmente consigue lo que se propone al crear un lugar lúgubre y característico de las mazmorras. El escenario es un elemento a tener en cuenta, ya que podremos interactuar con algunos de los objetos. Podremos voltear mesas para crear barricadas, voltear barriles explosivos o hacer que un candelabro caiga y destroce al enemigo. Además, algunos elementos como libros amontonados o un trozo de queso repartido por la zona pueden parar balas, tanto las nuestras como las suyas.

Aleatoriedad, el arma de doble filo

Los roguelike se caracterizan por tener una buena cantidad de secretos que descubrir, y este no se queda corto. Aun así, descubrir como desbloquear ciertos secretos o enigmas será cuestión de tiempo, mucho tiempo. Lamentablemente el juego no ofrece ningún tipo de pista para resolver esos misteriosos lugares mas que ir probando hasta que suceda algo.

Sumado a este último problema, es difícil recomendar a mucha gente un juego que se basa tanto en la aleatoriedad. Aunque este es el sentido que le da a este género, encontramos que por muy bueno que seas jugando, llega un momento en el que te es necesaria un arma que te facilite las cosas. O a otro compañero, ya que jugarlo en cooperativo con un amigo es de lo más satisfactorio. Eso sí, todo en la misma habitación.

Con más de 30 horas jugadas y unas 50 muertes (sí, el juego sabe cuántas veces mueres), solo he llegado a completar el juego una vez, con lo que podemos asegurarte de que se trata un juego exigente con el jugador. Requiere de una cantidad de horas considerable para lograr la habilidad necesaria para conseguir completar el juego. Y eso quiere decir que tanto su rejugabilidad como su duración es incalculable.

Esto es bueno y malo, solo que cambia dependiendo del tipo de jugador que seas, ya que si eres de los que pierde la paciencia rápidamente este no es tu juego. No obstante, para los jugadores que les gustan los roguelike, quieren retos, un puñado de horas, diversión y ver que como jugador has mejorado, Enter the Gungeon ya te espera en la eShop con todo lo que necesitas por 14,99€ y un tamaño de descarga de 287,31 MB.

[Análisis] Enter the Gungeon

Puntuación Nintenderos: Muy recomendado

8.0
Destaca en:
  • Buen diseño, tanto visual como artístico.
  • Muy rejugable.
  • Buenas animaciones.
  • Muy adictivo.
  • Sensación de mejora como jugador.
Flojea en:
  • Su gameplay se basa demasiado en la aleatoriedad.
  • No apto para impacientes.

Comentarios:

Nintenderos.com utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar