Colabora: HobbyConsolas colabora con Nintenderos
[Análisis] Slain: Back From Hell

[Análisis] Slain: Back From Hell

análisis,
PorPsyko  - 
Ver comentarios

Slain: Back From Hell es un juego que combina acción, aventura, plataformas y hack’n slash de scroll lateral en 2D desarrollado por Wolf Brew Games y distribuido por Digerati. Se trata de un título que fue lanzado el 24 de marzo de 2016 para PC, el 21 de septiembre de 2016 en PS4, el 21 de octubre de 2016 en Xbox One y el 23 de noviembre de 2016 en PS Vita.

Sin duda por su estética y ambientación recuerda a la saga Castlevania, en la que se inspira, pero al mismo tiempo es un título muy diferente. Este mes de diciembre nos llega finalmente a Nintendo Switch, que es la versión que hoy analizaremos.

¡Vamos a darle metal a esas criaturas del averno!

Resultado de imagen de Slain: Back From Hell Switch

Jugabilidad

Nada más empezar nos encontraremos un menú principal con los siguientes apartados:

  • Nueva partida: Para empezar nuestra aventura (hay tres archivos de guardado).
  • Opciones: Donde podemos ajustar el sonido, ver los controles, ver un tutorial de combate y escoger el idioma (en inglés por defecto, pero podemos ponerlo en español).
  • Créditos: Donde podemos ver los créditos del juego.

En este título controlaremos a Bathoryn, un héroe condenado en un mundo gótico que busca liberar seis reinos malditos de sus mortíferos y malvados amos. Deberá abrirse paso por esta estratégica tierra repleta de espantosas y letales criaturas antes de ascender (o descender a veces) por una fortaleza, superando maquiavélicas trampas y perversos monstruos constantemente.

Nuestro personaje contará con un arma desde el principio, una espada que nos servirá para atacar y derrotar a multitud de enemigos de todo tipo: esqueletos soldados, esqueletos hechiceros, zombis, brujas, espectros, enemigos gigantes y por supuesto no faltarán los mini jefes y jefes finales. Pero además de ellos también deberemos evitar toda clase de trampas y obstáculos como pinchos, sangre hirviendo, mazas, precipicios, etc. A medida que avancemos en el juego obtendremos nuevas habilidades: podremos hacer que nuestra espada se envuelva en llamas o incluso obtener un hacha de hielo.

Bathoryn puede realizar diversos movimientos como atacar (con Y), esquivar hacia atrás (con L), saltar (con B) y bloquear (con X). Esta última acción será vital para poder avanzar con garantías y completar el juego, ya que si conseguimos bloquear los ataques enemigos justo antes de que nos golpeen conseguiremos hacer un parry y podremos contraatacar haciendo mucho daño a los enemigos. Esta mecánica es imprescindible para poder derrotar a los minijefes y jefes finales de cada reino, por lo que hay que practicar para dominarla, ya que cada ataque enemigo requiere un tiempo de reacción determinado. Solo siendo rápidos y precisos conseguiremos la victoria. Además podremos realizar ataques cargados (pulsando y manteniendo Y para cargar un ataque brutal, que solo se puede desatar calculando el momento con precisión), disparar espíritus de maná (con R) y espíritu de maná cargado (pulsando y manteniendo R). Si la barra de maná está llena y nos agachamos y pulsamos R podremos desatar una explosión de maná.

El sistema de combate es simple, ya que todo el rato nos limitaremos a atacar, y bloquear o esquivar. No se pueden realizar combos ni aprender nuevos movimientos o habilidades durante nuestra aventura, lo cual es una lástima.

También contaremos con dos barras en la parte superior izquierda de la pantalla: una de vida (de color rojo) y otra de maná (de color azul). Cuando pasemos por una baliza se restaurarán nuestra vida y maná al completo y además nos servirán como punto de control, de tal forma que cuando muramos continuaremos desde la última baliza que hayamos encontrado. Además en algunas ocasiones (muy pocas) podremos encontrar un ángel divino, el cual también restaura nuestra vida y maná al máximo o corazones, que restauran vida. Hay que destacar que el título no cuenta con ningún tipo de contador de vidas, ni pociones para recuperarla y que al matar a los enemigos no nos recuperan tampoco vida, por lo que deberemos tener mucho cuidado a medida que avancemos.

Pero además de todo esto, si por algo destaca Slain: Back from Hell es porque sin duda es un juego con una dificultad extrema. Para poder avanzar con garantías tendremos que vigilar muy bien nuestros movimientos para sufrir el menor daño posible y no perder una vida antes de llegar al siguiente punto de control. De lo que podéis estar seguros independientemente de la habilidad de cada jugador es que moriremos muchas veces e incluso no será extraño que en algunas ocasiones nos acabe frustrando por la cantidad de enemigos que hay en algunos puntos que no paran de incordiar (a veces incluso por delante y por detrás al mismo tiempo). En este sentido, deberemos ser muy meticulosos y aprendernos tanto los patrones de ataque de los enemigos como por donde aparecen, por lo que muchas veces solamente haciendo ensayo y error podremos terminar los niveles. Una dificultad sólo apta para jugadores de la vieja escuela que quieran un reto.

Y por si todo esto fuera poco, el título cuenta con un coleccionable, un medallón, el cual está dividido en 6 partes que están escondidas por los niveles y que deberemos encontrar. Cada uno de ellos está en una estancia secreta y una vez descubierto quedaremos encerrados con uno o varios enemigos y hasta que no los derrotemos no podremos obtener ese fragmento de medallón. Por suerte aunque nos maten después, de obtenerlo, una vez cogido ya estará en nuestra posesión para siempre. Los niveles son bastante lineales y apenas hay espacio para la exploración (excepto los coleccionables citados). De vez en cuando nos encontraremos algunas palancas que deberemos activar para seguir avanzando, ya sea para activar nuevas plataformas o para abrir puertas. En este sentido se echan de menos puzles más elaborados.

Por último cabe destacar que como la mayoría de juegos de Switch, Slain: Back From Hell puede jugarse en modo portátil, sobremesa y televisor y también es compatible con el mando Pro de Switch.

Gráficos y sonido

Gráficamente Slain: Back Form Hell está realizado usando pixel art, y la verdad es que luce de maravilla y encantará a los jugadores amantes de lo retro. Tanto el apartado artístico, como los escenarios y el diseño del personaje y los enemigos son magníficos, así como algunos elementos decorativos como el viento, la lluvia, la iluminación o los efectos de la sangre.

En cuanto al apartado sonoro, el título cuenta con una banda sonora con temas al estilo heavy metal y acompaña perfectamente la acción del juego, gracias a Curt Victor Bryant (antiguo miembro del grupo heavy Celtic Frost). Por otro lado, los efectos sonoros están muy trabajados, haciendo que por ejemplo notemos cuando pisamos sangre o que sintamos el sonido del metal de la espada del protagonista cuando golpea a los enemigos. Por último hay que destacar que el título cuenta con textos en español, algo que siempre se agradece.

Duración

Estamos ante un título que no es muy largo, por lo que si somos lo suficientemente hábiles podemos completarlo en unas 6-8 horas, aunque como siempre digo este apartado es muy relativo y depende de diversos factores. En esta ocasión, como he comentado anteriormente, estamos ante un título muy difícil, por lo que a la mayoría de jugadores les puede durar mucho más (siempre y cuando no lo abandonen).

No obstante, también hay que destacar que Slain: Back From Hell por desgracia no es rejugable, lo que es una pena, ya que cuenta con coleccionables escondido,  pero el juego una vez terminado no nos permite continuar nuestra partida, perdiendo así la posibilidad de conseguir los que nos falten. Es una pena, porque este hecho podría haber alargado la vida útil del juego.

Curiosidades

  • Slain: Back From Hell es la revisión de un título anterior llamado Slain, el cual adolecía de diversos problemas con el sonido (comiéndose efectos como pisadas o los ataques de la espada), los controles (input lag si se jugaba en PC con teclado), etc. En definitiva contaba con múltiples errores de programación que no deberían aparecer en un juego terminado y que arruinaba completamente la experiencia siendo condenado por crítica y público. Por suerte, sus desarrolladores tomaron buena nota de todas las críticas recibidas y se pusieron manos a la obra para traernos esta versión mejorada, que hora sí que merece la pena.
  • Slain iba a llegar a la eShop de Wii U, pero finalmente su versión fue cancelada. Dicha cancelación se anunció en noviembre de 2016.
  • Slain: Back From Hell  corre a 30 fps en Switch, pero el equipo detrás del juego ha logrado que el juego corra a 60 fps y consiga la fluidez deseada. Por este motivo está en camino un parche para mejorar los juegos que ya estén instalados. Nintendo todavía tiene que aprobarlo, aunque todo hace pensar que así lo hará.

Slain Back from Hell PC

Conclusión

Slain: Back From Hell sin duda es un buen juego que hará las delicias de los jugadores más exigentes que busquen un gran reto, con dificultad de la vieja escuela. En este sentido hay que dejar claro que no es un juego apto para todos los públicos, pero que sin duda si os atrae su propuesta no deberíais dejar escapar porque se disfruta y sufre a partes iguales.

Slain: Back From Hell está disponible en formato digital, en la eShop de Switch, desde el pasado 7 de diciembre a un precio de 19,99€. Deberéis tener un espacio libre en vuestra consola o tarjeta microSD de 313 MB para poder descargarlo.

[Análisis] Slain: Back From Hell

Puntuación Nintenderos: Recomendado

7.0
  • Historia:
  • Jugabilidad:
  • Gráficos:
  • Sonido:
  • Duración:
  • Multijugador:
Destaca en:
  • Maravilloso diseño artístico, buena banda sonora y es muy desafiante.
Flojea en:
  • El sistema de combate y el diseño de niveles son muy simples, puede llegar a desesperar a los jugadores más impacientes.

Comentarios:

Nintenderos.com utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar