Colabora: HobbyConsolas colabora con Nintenderos
[Análisis] The Binding of Isaac: Afterbirth+
PorAnder Lafont  - 
Ver comentarios

[Análisis] The Binding of Isaac: Afterbirth+

Allá por 2010, un diseñador de videojuegos con amplia experiencia en juegos flash, Edmund McMillen, realizaba junto a Tommy Refenes el título Super Meat Boy, un juego de plataformas con un depuradísimo sistema de control en el que cada frame contaba. El juego fue un éxito, y el bueno de Edmund sacaría, un año después, The Binding of Isaac, un roguelike en el que manejábamos a un niño desnudo que disparaba lágrimas, y que tenía un sentido del humor más bien oscuro.

Si bien este título cuenta con algunas características interesantes, no fue hasta la segunda parte de este título, The Binding of Isaac: Rebirth, cuando pudimos la mejor versión de Isaac.

Resultado de imagen de The Binding of Isaac: Afterbirth

The Binding of Isaac: Rebirth contó con dos expansiones, Afterbirth y Afterbirth+, que añaden nuevo contenido a un ya de por sí sobresaliente título y que añaden muchísimas más horas de juego al título. Y ahora Nicalis ha decidido traer a Nintendo Switch la que considero que es su joya de la corona, su mejor título de la mejor manera posible: portátil, para poder jugarlo donde quieras y como quieras.

En The Binding of Isaac: Afterbirth+, manejaremos a Isaac, un chico con muchos problemas al que su madre quiere matar porque una voz le ha dicho que se ha corrompido por el pecado. No diré más detalles de la trama, porque la historia, además de ser bastante compleja, es muy oscura y muchos de los que decidáis compraros el juego disfrutaréis descubriendo nuevos datos de la verdad tras la historia del título.

Vamos pues, a hablar de la versión de Switch de The Binding of Isaac: Afterbirth+.

Jugabilidad

A diferencia de otros roguelike, el control es lo primero que nos resulta curioso, pues usaremos el stick o el pad direccional izquierdo para mover al personaje, y el stick derecho o los botones del pad derecho para disparar las lágrimas, que sólo pueden ser lanzadas en vertical u horizontal (es decir, arriba, abajo, izquierda y derecha). Con L colocarás las bombas, que irás encontrando por el escenario, y con las que podrás matar enemigos, descubrir habitaciones secretas, romper puertas o destruir rocas marcadas.

Con ZL usarás el objeto que tengas equipado (si es que lo tienes), con R podrás tomarte la píldora o usar la carta que hayas encontrado (con efectos muy diversos) y con ZR podrás cambiar o tirar un objeto. Con el botón +, accederás al menú, y con -, aumentarás el tamaño del mapa, que se encuentra arriba a la derecha.

En el HUD básico contamos además con un contador con nuestros corazones, el contador de llaves, que usaremos para abrir puertas cerradas, el contador de bombas y el de monedas, que usaremos para comprar objetos o para donar en la máquina de donaciones que se encuentra en la tienda de cada piso.

La premisa del título es simple: bajar pisos hasta llegar a tu meta. El primer objetivo del juego es simple: derrotar a tu madre. Tras derrotarla, tendrás que volverle a vencer y seguir bajando, para encontrar un nuevo jefe final. Y este proceso se repite una enorme cantidad de veces, en cada partida superada desbloqueará nuevos objetos, niveles y jefes finales, haciendo la experiencia de juego cada vez más y más amplia, hasta desbloquear los más de 600 coleccionables con los que cuenta el juego.

Y es que cuando hablamos de números, The Binding of Isaac: Afterbirth+ abruma, pues el juego cuenta con más de 90 jefes diferentes, 180 tipos de enemigos, 13 personajes jugables (versiones de Isaac con diferentes objetos y poderes), tres modos de juegos básicos (además de los retos y la run diaria) y 20 finales, que te descubrirán más y más datos de la historia del pobre Isaac.

En la pantalla de selección de partida, tendremos que elegir qué versión de Isaac queremos jugar (la básica es el mismo Isaac, tenemos a su difunta hermana Magdalente, que cuenta con más vida, a Eve, que gana poder cuando le queda un solo corazón y muchos más). Tras elegirla, podremos jugar al Modo Normal, el Modo Difícil y el Modo Greed, diferente a los dos anteriores, que consiste en terminar con oleadas de enemigos mientras obtenemos mejoras.

Además de estos tres modos, contamos con una serie de retos, donde nos darán los objetos predefinidos y deberemos alcanzar el final, además del run diario, con su propia configuración y que se actualiza cada día.

Como veis, el juego cuenta con una gigantesca cantidad de contenido, y si consigue hacer que te pique el gusanillo, estarás horas y horas delante de la Switch sin que te des cuenta. Ah, casi se me olvida, hay 11.000 configuraciones de habitación. 11.000. Y cada nivel se genera de manera aleatoria, así que cada partida es diferente. ¿Alguien ha dicho variedad?

Gráficos y sonido

El juego cuenta con un estilo gráfico bastante particular, al estilo de los juegos flash, si bien está muy cuidado y casa muy bien con la ambientación que han querido darle. El diseño de las diferentes versiones de Isaac es genial, y el personaje puede cambiar de forma si encontramos una serie de objetos que tengan conexión entre ellos (como la transformación en Guppy, el difunto gato de Isaac).

El diseño de niveles está bastante cuidado, y las 11.000 configuraciones de habitación aportan gran variedad el título, además del diseño de los enemigos, cada uno con sus propias dinámicas de ataque y estética perturbadora. Los jefes cuentan cada uno con su propio diseño único, si bien en algunas ocasiones se «repiten», para crear una versión mejorada y más difícil, que suele reducirse a un cambio en su apariencia y dinámicas de ataque más complicadas de esquivar.

En los menús, podremos añadir una de las características necesarias para saber cuales son nuestras estadísticas y como cambian con los diferentes objetos que obtengamos en cada partida, el HUD extendido, que se activa con la opción Extra Hud, que aparece a la izquierda de la pantalla, debajo de los contadores de llaves, bombas y monedas, y que nos dará información como el daño, la cadencia de disparo o la velocidad del personaje.

En los menús también podemos controlar parámetros como la opacidad del mapa, la música y los sonidos, la vibración y el idioma (el juego únicamente cuenta con inglés y chino).

Además, en el menú, podremos comprobar nuestras estadísticas, los objetos que hemos encontrado hasta el momento y el bestiario, con todos los enemigos que nos hemos encontrado en las diferentes partidas.

La música es el acompañante perfecto de este título, con algunas canciones realmente memorables, que transmiten muy bien la tensión y crean un ambiente que ayuda a meterse dentro del juego. Los efectos de sonido acompañan, sin más.

Duración

Pues el juego tiene, como poco, 100 horas de juego, como MÍNIMO, y lo pongo en mayúsculas. Llegar a los jefes finales del juego, desbloquear los 20 finales y pasarte el juego con los 13 personajes (tanto en modo normal, como en difícil, como en greed), te llevará bastante tiempo, y si a eso le sumamos retos como la Boss Rush (enfrentarte a todos los jefes seguidos) y secretos que os invito a descubrir a vosotros, tenéis Isaac para rato.

Quizá dentro de este apartado haya que hablar de la dificultad, pues al principio, sobre todo para los jugadores no acostumbrados a los roguelike, puede llegar a ser realmente frustrante, pues el juego no ayuda demasiado a los nuevos jugadores, a los que enseñará a base de muertes y ensayo y error. Eso si, os garantizo que si lográis superar ese primer escollo, tenéis ante vosotros, una fuente casi inagotable de entretenimiento.

Conclusión

Desde mi humilde punto de vista, el mejor roguelike creado hasta la fecha, con una duración casi infinita, donde cada partida es diferente, con unos gráficos geniales y una banda sonora que acompaña a la acción de manera magistral. Quizás su mayor punto débil sea que no es un juego que le ponga las cosas fáciles a los nuevos jugadores, que tendrán que curtirse por las malas en el maravilloso universo de The Binding of Isaac: Afterbirth+.

¿Te gustan los roguelike? Estás tardando en comprar este título. ¿Tienes el juego en Steam y tienes una Nintendo Switch? Te va a encantar el modo portátil. Los 35 euros que cuesta el juego no son nada comparados a la posibilidad de poder llevarte esta fuente de incontables horas de juego a cualquier parte y disfrutar de Isaac allá donde quieras.

Podéis encontrar The Binding of Isaac: Afterbirth+ en la eShop de Nintendo Switch a un precio de 39,99 € y necesitaréis un espacio libre de 595,59 MB para poder descargarlo. También podéis adquirir su edición física, que cuenta con un manual de instrucciones retro y unas pegatinas de regalo.

[Análisis] The Binding of Isaac: Afterbirth+

Puntuación Nintenderos: Imprescindible

9.3
  • Historia:
  • Jugabilidad:
  • Gráficos:
  • Sonido:
  • Duración:
  • Multijugador:
Destaca en:
  • Horas y horas de diversión, el mejor roguelike hasta la fecha, su genial estilo gráfico, enorme variedad de jefes y enemigos, gran cantidad de secretos.
Flojea en:
  • Algo complicado en tus primeras partidas, la importancia de saber qué hace cada objeto.

Comentarios: