[Análisis] Namco Museum




Publicado por Furnier
Publicado por Furnier

puntuación nintenderos

8.0

valoración lectores

0

0 votos

Lo bueno: Pac-Man VS. es un buen punto a favor de este recopilatorio. El placer de jugar a los clásicos y la gran gama de configuraciones posibles. La opción de girar 90 grados la Nintendo Switch.
Lo malo: 11 títulos se me antoja escaso. Han quedado algunos clásicos en el tintero.

Algunos que tenemos cierta edad, por suerte o por desgracia, llevamos en el mundo del videojuego desde sus comienzos prácticamente. Nakamura Manufacturing Company o más conocido habitualmente como Namco es una de las compañías que estuvo desde el inicio. Junto con otras como Capcom, Ultimate (luego convertida en Rare) o Atari fueron las principales encargadas de romper las primeras barreras y en lanzar los primeros clásicos.

Namco se convirtió en compañía en 1955 con los juguetes para niños como su principal objetivo. Luego, tímidamente, lanzó algunos títulos para arcade hasta que llegó Pac-Man, el cual elevó a la compañía a un nuevo nivel. Namco es una de las desarrolladoras que ha aportado grandes títulos a la historia del videojuego y Namco Museum es eso, un poco de historia hecha videojuego.

Namco Museum es un recopilatorio de los principales éxitos de la compañía en sus primeras etapas. Aunque faltan algunos títulos destacables que si han aparecido en otros recopilatorios, como el mítico Xevious, la elección de cada uno de los juegos ha estado muy medida. En total son 11 juegos que han sido porteados de manera muy cuidada a Nintendo Switch. Se nota que Bandai Namco ha tenido un gran respeto por sus clásicos. Es destacable que no es el único recopilatorio que existe de Namco. Ya ha habido otros para diversas plataformas con mayor o menor acierto. Una de las primeras cosas que me ha llamado la atención de este recopilatorio es que los juegos han sido portados directamente del arcade. No vamos a jugar a versiones porteadas a consolas anteriores, sino que tenemos en nuestras manos los originales. Los ports que lucen en la versión de Switch son simplemente perfectos y una de las mejores emulaciones de todas las versiones que existen de recopilatorios de Namco.

Dado que eso es un gran punto a su favor, también debemos sumar que no se han limitado a una pantalla Home y a portear los juegos tal cual eran. Se han tomado su tiempo y han incluido varias novedades tanto en opciones y en características que dan a cada juego un plus, dando un aire nuevo a cada título.

Gráficos y experiencia de juego

Namco ha prestado especial atención al nivel gráfico con una intención clara para que la experiencia de juego sea la más cercana a la que tuvimos en los 80 y 90 en los salones arcade. Han incluido las marquesinas originales que lucieron los muebles de cada uno de ellos (a excepción de Pac-Man VS. del cual hablaré más adelante). Tenemos la opción de agregar efectos de scalines para imitar los monitores CRT, ajustar la pantalla, su aspecto o incluso girar la imagen 90 grados a modo de tablet como eran en los arcades originales. Este es un punto muy destacable y que es genial para juegos como Galaga, aunque hubiera sido un punto a favor que la pata de sujeción de la pantalla pudiera girarse. (¡Toma nota Nintendo!)

Esto nos lleva a revisar todas las opciones de juego que tenemos disponibles. Podemos añadir o quitar la vibración al mando, (esta viene activada por defecto) elegir fase, el nivel de dificultad, las vidas, entre otras que van variando dependiendo de cada juego. Para que os hagáis una idea. En Pac-Man podemos elegir el famoso Bug que hacía que el nivel 256 se corrompiera. Podemos activarlo o desactivarlo. Otro ejemplo lo tenemos en Galaga, donde podemos seleccionar la versión a la que queremos jugar, a la versión Nueva o Retro. La diferencia es que en la versión retro, los enemigos no pueden disparar en determinadas condiciones.

El audio tampoco se queda corto en opciones. Podemos elegir entre siete tipos diferentes de calidades de sonido, cada cual con una ecualización diferente. Algunas cortan frecuencias altas, otras les da potencia y lo mismo sucede con las frecuencias bajas. Esto lo podemos combinar con la longitud de reverberación la cual también es ajustable al igual que su profundidad. De esa manera podemos crear un sonido a nuestro gusto y que nos traiga los recuerdos de antaño. Como curiosidad, está el modo de atracción. Este modo que podemos activar o desactivar no es más que una simulación del sonido al introducir la moneda. Como podéis ver, no viene corto en opciones.

Los juegos del ayer y hoy

Centrándonos más en cada juego, (volvemos a hacer una excepción con Pac-Man VS.) cada título viene con dos modos diferentes, el modo normal y el modo desafío. El primero es el juego en sí mismo, podemos crear puntos de salvado y regresar a la partida donde la dejamos. No hay mucho que comentar al respecto. El segundo modo se convierte en un reto para el jugador como bien su nombre indica. En cada juego se te da al inicio una meta concreta y hay que conseguirla. Por supuesto las hay más complicadas que otras. Por ejemplo, en Sky Kid nos retan a conseguir la mayor puntuación posible, derrotar a cierto número de enemigos en un tiempo determinado o perder el menor número de vidas. En todos los juegos tanto en el modo normal como en el modo desafío, podemos subir nuestra puntuación en línea y ver en que posición estamos con respecto al ranking mundial.

Arcade rules

Los juegos que incluye este Namco Museum son un claro ejemplo de su época de grandes clásicos. No podía faltar Pac-Man el cual mantiene intacta su jugabilidad y adicción. Galaga es otro de los títulos por los que no pasan los años. Esta evolución del Space Invaders viene también acompañado de su versión de 1988. Dig Dug sigue siendo tan divertido como cuando lo jugaba en mi Atari 7800, por cierto, uno de los mejores port que ha tenido en consola este arcade. Después tenemos a Sky Kid, este divertido y entretenido matamarcianos con visión lateral nos trae una jugabilidad en la que tenemos que tener en cuenta tanto a los enemigos que están en tierra como a los aéreos. The tower of Druaga recuerda a una de las mazmorras de Zelda de Snes. Su jugabilidad es posible que haya sido el que peor haya llevado el paso del tiempo. Te encuentras perdido en una mazmorra y tienes que intentar salir cumpliendo ciertos objetivos para conseguir la llave y escapar.

Los dos Rolling Thunder, el título de acción lateral donde manejamos a un agente secreto contra una organización que desea desestabilizar el mundo.  Su segunda parte proponía ciertas mejoras ya no solo a nivel de gráficos, sino también incluyó la posibilidad de seleccionar personaje, entre el héroe y la heroína Leila. Splatterhouse son de esos títulos junto con Mortal Kombat que llamaban la atención en los salones recreativos por su alto contenido en violencia. Sangre, vísceras y un montón de bichos acabarán literalmente destripados contra las paredes en este juego de acción lateral. Cabe destacar que esta versión no está censurada a diferencia de otros ports que hemos visto como por ejemplo en la consola virtual de Nintendo. Tank Force es la secuela del icónico Battle Tank. A muchos no os sonarán, pero seguro que en algún momento los habéis jugado o probado. Tu eres un tanque y tu deber es proteger tu base/águila del enemigo. Pero no te despistes, por que los escenarios son destructibles.

El último juego que nos queda por comentar es Pac-Man VS. La versión remasterizada en HD del juego que salió para Nintendo Game Cube en 2003 y donde el propio Miyamoto estuvo involucrado en su desarrollo. El juego es perfecto para compartir con amigos. Se pueden jugar hasta cuatro jugadores (con dos Switch y un sólo cartucho) o hasta 3 con una Switch. Dispone de dos modos de juego.

El modo original es un multiplayer de 2 a 4 jugadores. Si sois 4 necesitaréis dos Nintendo Switch. Este modo consiste en que cada jugador capture a Pac-Man el cual es a su vez otro jugador. Quien lo haga, se transforma automáticamente en él y gana quien consiga mayor puntuación. El otro modo se puede jugar de 1 a 3 jugadores y a diferencia de la versión original, los jugadores no pueden controlar a Pac-Man. Aunque eso no le resta diversión.

Es curioso, ya que este juego originariamente estaba pensado para jugarlo gracias a la conectividad de Game Boy Advance con la Game Cube. De esa manera, los fantasmas no veía donde estaba Pac-Man en todo momento. Para que os hagáis una idea, el concepto es el mismo que luego vimos en Nintendo Land durante el minijuego de atrapa a Mario para Wii U.

Pac-Man VS es divertido, entretenido, adictivo y un gran punto a favor el que haya sido incluido remasterizado en HD. Si no fuera así, hubiera quedado como un mero recopilatorio como tantos otros y su nota descendería bastante.

Conclusiones

Namco museum no es solo para los nostálgicos, trae bastantes novedades que hacen justificable su compra. Por otro lado el jugar a Pac-Man VS en Nintendo Switch es un punto muy positivo que añade horas y diversión a este título. Si a eso le sumamos la variedad de configuraciones de imagen/sonido y los grandes clásicos que trae, como Galaga, Sky Kid o Dig Dug hacen de este “Museum” una opción divertida y recomendable. Tal vez donde más falle sea en la cantidad de títulos incluidos. Se echa en falta algún que otro clásico como el Battle Tank original o Xevious. Pero bueno, un hombre puede soñar…

Nintenderos.com utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar