Colabora: HobbyConsolas colabora con Nintenderos
[Análisis] Splatoon 2
PorAres  - 
Ver comentarios

[Análisis] Splatoon 2

Llega por fin a Nintendo Switch uno de los juegos más esperados de la consola, así como una secuela que hace brillar los ojos de los fans: Splatoon 2.

Wii U fuera una plataforma minoritaria que no vendió, ni de lejos, el objetivo que su empresa creadora tenía impuesto y que fue reduciendo hasta quedar en cifras mucho menores, tanto respecto a la competencia como a sus propios productos anteriores.

Es por ello que Nintendo esté decidiendo y no se cierre a llevar parte del catálogo de Wii U a Switch, aunque con Splatoon han decidido dar un paso más allá y crear algo nuevo que mejore, pula y sintetice de una vez por todas una nueva propiedad intelectual.

Los Inkling han caído en gracia a usuarios, especialmente en Japón, donde el juego es un fenómeno de masas y su merchandising se vende como pan caliente. Ahora con esta nueva entrega y una consola tan popular como Switch… ¿hasta qué cotas llegará su éxito? ¿Será lo suficientemente bueno este nuevo proyecto para justificar el 2 y vender aún más consolas?

Así van las cosas en Cromópolis

Nintendo está tramando algo interesante con Splatoon 2, y es que está mezclando a sus usuarios con la propia trama de la saga. Han pasado algo más de dos años desde que Splatoon llegara al mercado y sorprendiera a los usuarios de Wii U con una propuesta original e innovadora, tanto para consolas de Nintendo como para el resto de plataformas… y también han pasado unos años en el mundo del juego.

El protagonista de este título, nosotros mismo, llega a una zona de Cromópolis nunca vista con anterioridad, donde los Inkling viven en paz hasta que… el Gran Siluro que vive y vela por la ciudad ha desaparecido. Y no es el único.

Los dos personajes más entrañables de la serie, las Calamarciñas Tina y Mar, se encuentran lejos de los escenarios y en paradero desconocido, mientras la primera busca a la segunda, presuntamente secuestrada por los Octarianos… ¿o no? Los eventos promocionales de Nintendo nos indicaban que, tras el último evento online Splatfest entre los jugadores, que quedó con la victoria de Tina sobre Mar, había hecho que el dueto se distanciase y comenzaran a surgir celos por la popularidad de los usuarios.

Esta ha sido la excusa perfecta para crear la trama de Splatoon 2, y nos resulta acertado y original utilizar los resultados de un evento online previo para ello, en el que decidieron los usuarios su ganador.

Más allá de esto y sin dar detalles de la trama, el argumento del juego tiene poco recorrido y avanza demasiado lento, con escasas novedades tras completar cada uno de los 5 mundos que tiene el juego.

Personalmente, creo que se debería de tomar un rumbo diferente en la narrativa si de verdad se quiere crear un buen juego para un jugador de Splatoon, ya que el argumento es un elemento muy importante de un videojuego.

Pero todos sabemos que el modo para un jugador es una excusa en Splatoon para aprender correctamente los controles… que usaremos para enfrentarnos al mundo.

Lluvia de color en Switch

Desde luego, los usuarios de Nintendo Switch deberían estar de enhorabuena por la calidad gráfica de los juegos first party que Nintendo está desarrollando para la consola. Salvo Zelda y su inmenso mundo, ARMS, Mario Kart 8 Deluxe, Super Mario Odyssey y este último Splatoon 2, corren todos a 60 imágenes por segundo, ofreciendo una fluidez que se agradece y mucho especialmente en juegos frenéticos.

¿Nos creeríais si os dijéramos que hemos notado un salto bien grande entre Splatoon para Wii U y su secuela en Switch? Uno de los apartados más criticados durante la presentación del juego fue el excesivo parecido gráfico al primer juego de la serie. Pero parece que finalmente la cosa ha mejorado y bastante.

En primer lugar, la resolución del juego ha subido hasta los 1080p adaptativos, bajando por debajo de los 900p en algunos momentos puntuales, cosa que no hemos notado y no sabríamos que ocurre si no miramos análisis técnicos avanzados. A simple vista y en un televisor de 55 pulgadas, no se aprecia esta transición momentánea.

También se ha hecho un gran trabajo rehaciendo animaciones y modelados. Si ahora comparamos los movimientos de los Inkling y el resto de seres del mundo calamar con los de Splatoon 1, nos daremos cuenta de la abismal evolución que ha habido en este sentido.

La complejidad de los modelados ha aumentado significativamente, mientras personajes como Jairo tienen elementos reflejantes traslúcidos en sí mismos.

Parte de este gran salto técnico se debe principalmente al renovado sistema de iluminación que hace que todo tenga más cuerpo, los rayos y haces de luz se disipen haciendo la imagen más realista, y los colores sean aún más brillantes. Las sombras de los personajes están generadas en tiempo real y son fieles a su objeto de procedencia, con una calidad bastante alta.

Será en el modo para un jugador donde encontremos los escenarios más grandes y con mayor carga gráfica, sin bajar en ningún momento el número de imágenes por segundo, por muchos enemigos o tinta que haya en pantalla. Y realmente sorprende este buen funcionamiento con los giros tan rápidos y bruscos de cámara que el control permite al jugador. No nos queda más que felicitar al equipo de desarrolladores por el excelente trabajo de optimización que han hecho en Splatoon 2.

La plaza de Cromópolis es el único lugar donde el juego corre a 30fps, cosa que destaca y mucho con respecto a otros modos, pero que no empeora la experiencia del jugador ya que es un sitio más de paso que de juego. E incluso ni eso, ya que tendremos accesos directos para movernos por todos los modos del juego en cualquier momento y de forma rápida y sencilla.

El estilo artístico basado en la cultura pop sigue sentando que ni pintado a una saga que se ha creado su propia marca y estilo inconfundible, con unos personajes increíblemente carismáticos tanto antiguos como nuevos. Perla y Marina no solo tienen un diseño brillante, si no que su personalidad y movimientos las hace totalmente diferentes a Mar y Tina.

Y parte de la culpa de este exceso de personalidad la tiene la banda sonora, elemento clave en Splatoon y que ha llevado a Nintendo a realizar conciertos holográficos a nivel mundial. Como comprenderéis, con una nueva propiedad intelectual en una consola de escaso éxito es toda una proeza, algo que a The Legend Of Zelda le costó 25 años.

La música de Splatoon no es tradicional precisamente. Siguiendo con la cultura pop, tenemos melodías electrónicas cantadas con la peculiar voz de los Inkling, aunque también canciones sin voz bastante peculiares y memorables en el modo para un jugador.

Todo lo que rodea al apartado sonoro de Splatoon 2 está realmente cuidado: desde los sonidos de los enemigos hasta los choques de la tinta con distintos tipos de superficie, todo nos hará sentir que aún más dentro del juego.

El placer de jugar

Más de treinta años llevan las compañías desarrolladoras de videojuegos poniéndonos en la piel de héroes (y villanos), haciéndonos vivir aventuras de todo tipo.

Con el tiempo los controles han ido permitiendo que el manejo de los personajes virtuales sea más fluido y natural, con Wii como máximo exponente, por ejemplo, con The Legend Of Zelda: Skyward Sword. Otros optan por introducirnos en el mundo mediante la realidad virtual, una tecnología muy cara y que actualmente no está bien pulida.

Switch, por su parte, posee sensores de movimiento en los JoyCon y en el mando Pro de la consola, de alta precisión y que permiten a los jugadores ser tan precisos y rápidos (o más) que con un puntero. Y así, mezclando la botonera clásica y los nuevos controles por movimientos, los creadores de Splatoon 2 se han marcado uno de los mejores sistemas de combate que hemos visto jamás en videojuegos.

A pesar de que podremos personalizar los controles y dejar un sistema basado totalmente en botones, el excepcional funcionamiento del control por defecto, sobre todo con el mando Pro de la consola, hace que pocos usuarios quieran optar por el otro tipo de control.

La precisión y velocidad con la que podemos mover al personaje (nadando, andando o volando) y su sistema de apuntado en Splatoon 2 es tan alta que no recordamos ningún juego de disparos en tercera persona que tenga esta fluidez en el control. Es increíblemente satisfactorio para el jugador que funcione tan bien y que se puedan hacer movimientos tan rápidos y complejos simplemente con un giro de muñeca.

Cuidado aquí con el retraso de imagen, ya que para los jugadores más exigentes la velocidad del cable HDMI y la latencia del propio mando puede ser un hándicap en las partidas online. Por suerte podremos conectar el mando de Switch Pro al dock vía USB C para eliminar cualquier rastro de retraso en el control.

La premisa de Splatoon está en el modo multijugador competitivo online, feroces batallas de calamares por conquistar un territorio pintando el escenario con su propia tinta. Estos podrán nadar por la tinta de su color cambiando de forma humanoide a calamar. También canalizarán esta tinta a través de armas, aumentando así su rango de alcance y poder.

Aunque el modo para un jugador es divertido, entretenido, duradero y desafiante, no deja de ser un tutorial extensísimo para prepararnos para el modo online, enseñándonos a manejar todos los tipos de armas disponibles, actualmente más de 10 tipos con sus variaciones, diferentes formas de control, armas secundarias, especiales… las combinaciones son enormes.

Será en el modo online donde podremos ver realmente la esencia de Splatoon 2, comprando accesorios en las tiendas de Cromópolis y subiéndolos de nivel en batallas online, siendo el modo competitivo el que más experiencia aporta.

No podremos elegir los escenarios de juego online, pero rotarán cada dos horas para asegurarse de no abusar de unos pocos y probar todas las opciones. Y merece la pena porque el diseño de los escenarios es sublime, estudiados al milímetro para que el movimiento de los jugadores sea tan fluido como es.

En este sentido, no se recicla mucho contenido del juego anterior, y el que se recicla ha sufrido importantes modificaciones. Solo un par de escenarios han sido tomados del plantel de la anterior entrega. No ocurre lo mismo con el armamento, que recupera muchas de las armas base, pero añadiéndoles modificaciones.

Por ejemplo, ahora el rodillo podrá usarse para lanzar tinta en vertical u horizontal, y variarán las armas secundarias y especiales. Estas últimas han sufrido una renovación total: no encontraremos por el momento ninguna de la anterior entrega, siendo las novedades muy originales en cuanto a concepto, como el propulsor que nos permitirá volar durante un breve periodo de tiempo.

Se ha conseguido un equilibrio de armas, complementos y escenarios que hace que ningún arma sea superior a otra por sí sola, si no que depende de quién y cómo la maneje. Todo se basa en la experiencia, conocimientos y habilidades del jugador, con un sistema de control que es toda una obra maestra.

Es por esto que Splatoon 2 es, si no el mejor, uno de los mejores títulos de la plataforma, y lo sitúa a la vanguardia en jugabilidad (y esto es algo es decir mucho con títulos como Mario Kart 8 Deluxe o The Legend Of Zelda: Breath Of The Wild).

Se han expandido todas las opciones de modos de juego que ya tenía Splatoon para Wii U, como por ejemplo añadiendo distintos rangos por modo de juego competitivo, o torneos para los usuarios más exigentes. También podremos crear partidas privadas con amigos, juego local con varias Nintendo Switch (y varias copias de Splatoon 2), buscar a amigos que están jugando y unirnos a su partida, chat online con ellos mediante la aplicación de móvil, etc.

El tema del chat de voz puede ser controvertido, pero en realidad no es necesario en Splatoon 2 por la forma en que funciona si no se juega en modo competitivo, y si se juega en modo competitivo basta con crear un grupo de amigos para llegar a la cima. En este caso Switch da alas a poder añadir como amigos a jugadores con los que jugamos online simplemente compartiendo campo de batalla, pudiendo hablar con ellos ya a través de la aplicación oficial de Nintendo Switch para iOS y Android.

En resumen, se ha aportado una solución diferente para superar un problema que ya ocurre en otras plataformas, como el acoso, los insultos y amenazas en juegos online.

Por último, la estrella para los jugadores más experimentados: se estrena el modo de juego Salmon Run, un trabajo a tiempo parcial donde los Inkling se jugarán la vida para intentar conseguir caviar de salmón y obtenerse unas buenas ganancias. Para ello deberán meterse en la guarida de los salmones y combatir hordas y hordas de estas agresivísimas criaturas.

La dificultad de este modo podrá variar según nuestro rango, y serán todo un reto los niveles difíciles hasta para los jugadores profesionales. Por suerte, la recompensa será también muy suculenta. Es por esto que no siempre o todos los días estará disponible (en modo online), y es que esta pequeña aventura para jugadores experimentados aportará al jugador grandes beneficios.

Por último, y a modo de breve reseña del modo para un jugador, en esta ocasión y si queremos completarlo al 100%, deberemos conseguir dos ítems coleccionables escondidos en cada fase. También deberemos mejorar las armas y completar cada fase con todas ellas, llevando un completo registro en el menú y pudiendo transportarnos a cada fase de forma rápida y cómoda.

No llega a ser tan duro como Salmon Run, pero si sudaremos para completar algunas fases con ciertas armas.

Los mundos que se han creado para la ocasión son notablemente más variados que en la primera entrega, aunque todos ellos tienen algún tipo de relación con el mar o el espacio, pasando incluso por playas, donde el motor de iluminación marca la diferencia con la precuela.

Lo mejor de todo es que, además de para completar la historia y conseguir objetos para el modo multijugador, el modo héroe es entretenido y da un enfoque de acción solitaria e incluso exploración, muy distinto a lo que nos ofrece el modo online pero con la misma jugabilidad fantástica.

El juego seguirá actualizándose próximamente con eventos periódicos, nuevas armas, escenarios y trajes, lo que hará que su vida activa se alargue como ya ocurrió con Splatoon para Wii U. Aun así, el juego actualmente se encuentra con una cantidad de contenido enorme y muchas horas de diversión.

Llévate la música a otra parte

La gracia de Switch es que es una consola de sobremesa con hardware portátil que puede llevarse y jugarse fuera de casa de forma autónoma. El extra de potencia que otorga el dock al juego hace que en una televisión luzca impresionante, pero… ¿qué ocurre en modo portátil? Por suerte, el funcionamiento es tan genial como en pantalla grande.

Es perceptible la bajada de resolución a 720p dadas las limitaciones de Switch como portátil, pero al jugarse en una pantalla pequeña, el juego parece aún más increíble. Ya sea en modo table top o portátil, lo primero que se me pasó por la mente fue “Nunca pensé que jugaría a esto aquí” (insertad en “aquí” cualquier lugar peculiar que se os ocurra), al igual que ocurría con Zelda.

Finalmente, el sistema de control para el modo portátil, que no nos gustó demasiado en algunas versiones previas del juego, ha sido pulido y puede ser configurado de forma independiente del modo televisor, y ahora si que funciona tan bien como cuando jugamos en el salón de casa (que por cierto, no hemos sufrido ni una sola desconexión).

Podremos también jugar por internet en cualquier lugar: si tenemos un móvil con conexión 3G o 4G, no habrá problema en conectar la consola compartiendo internet y jugar partidas de cualquier modo donde queramos, sin latencia perceptible y consumiendo unos 10Mb por partida territorial.

Los Inkling dominarán el mundo

Estaba claro que no podía salir mal. Este nuevo título de Splatoon ha sido creado con la premisa de afianzar conceptos que se crearon en la primera entrega, arriesgando más bien poco, pero mejorando en todos los aspectos cosas que los usuarios pedían a gritos, algunas a su manera como el peculiar sistema de chat de voz entre amigos.

A nivel técnico estamos ante una verdadera bestia de rendimiento. Podréis echarle lo que queráis encima, porque Switch no tendrá ningún problema en correr el juego a 60 imágenes por segundo.

Las nuevas canciones siguen la estela en temática y calidad a las que pudimos encontrar en Splatoon para Wii U y eso es una gran noticia. La gran calidad de las composiciones de Toru Minegishi y Shiho Fujii ayudan y mucho a que la marca Splatoon tenga una personalidad aún más marcada.

Pero donde realmente está la gracia es en el concepto y en lo bien que funciona un sistema de control que es tan fluido, dinámico y satisfactorio que nos cuesta soltar los mandos y dejar de jugar. Sin pecar en falta de contenido, esta primera versión de Splatoon 2 es una joya más en la corona de Nintendo Switch.

Sin más, esperamos que muchísimos jugadores de todo el mundo den una oportunidad a este juego y dejen que los calamares llenen su vida de color. ¡Larga vida a los Inkling!

Archivado en:
Splatoon 2

[Análisis] Splatoon 2

Puntuación Nintenderos: Imprescindible

9.7
  • Historia:
  • Jugabilidad:
  • Gráficos:
  • Sonido:
  • Duración:
  • Multijugador:
Destaca en:
  • Nintendo perfecciona la idea original de Splatoon ofreciendo un producto prácticamente redondo.
  • No existe ningún juego con un control, una experiencia y una libertad similar.
  • Mejora en todo el ya excelente Splatoon que conocíamos.
Flojea en:
  • Sigue sin profundizar mucho en la historia de un universo que cada vez nos gusta más.

Comentarios: