[Análisis] ‘Fire Emblem Heroes’

Imagen de perfil de Xavier Solé
Publicado por Xavier Solé

puntuación nintenderos

7.0

valoración lectores

0

0 votos

Lo bueno: Gran diseño y gran enfoque para satisfacer a Nintendo que quiere popularizar la saga. Además, ofrece horas de combate y mejora del ejército. Los micropagos no son esenciales.
Lo malo: Debería haber salido con un modo competitivo online. Aparte, la estrategia ha pasado a ser un elemento secundario.

Nada más empezar hay que señalar como importante la siguiente información: Nintendo ha reiterado –en exposiciones hacia los inversores, en comunicados a la prensa, en entrevistas a sus dirigentes– que la estrategia con los videojuegos que lanza para dispositivos inteligentes es la de dar a conocer sus IPs. ¿El motivo? Conseguir atraer el jugador de juegos para móviles a las plataformas de Nintendo. En este análisis valoraremos Fire Emblem Heroes tanto por la calidad –¿Divierte? ¿Es ingenioso? ¿Innova? ¿Es agradable de jugar?– como por la función dentro de la estrategia mencionada de Nintendo. ¡Adelante con nuestra crítica!

¡Los héroes de Fire Emblem son todos los personajes!

La saga Fire Emblem nació hace prácticamente tres décadas y ha pasado por muchas plataformas: de NES a 3DS, pasando por Gameboy Advance y Wii. En torno a un año incluso aparecerá para Nintendo Switch. En todo este tiempo la base del juego ha sido siempre la misma: combates tácticos en escenarios variopintos en los que administramos un ejército contra el mal. Muchos personajes, tanto del bando que defiende el jugador como del bando opuesto, aportaban toda la complejidad necesaria en el universo de fantasía medieval de Fire Emblem, en el que la guerra es la relación diplomática más natural entre sus pueblos.

Así es: la particularidad más excepcional de la saga ha sido construir tanto el combate táctico como la historia alrededor de los personajes. Podemos argumentar sin miedo a errar que, durante todos estos años de desarrollo de distintas entregas, cada avance de la saga se ha basado en mejorar este aspecto. La prueba que respalda este argumento está en la observación del diseño artístico de los personajes: estos cada vez muestran más su personalidad y cualidades a través del dibujo, y, además, están claramente estilizados. Por lo tanto, aunque algunos Fire Emblem incorporen algunas mecánicas nuevas –como podría ser la supresión del mundo de selección de capítulos de Fire Emblem (2003) o el nuevo modo Mi Castillo en Fire Emblem Fates, los grandes cambios han pasado por mejorar los personajes.

En la producción de Heroes alguien con talento supo ver todo el trabajo detrás los personajes en los juegos de la saga e Intelligent Systems planeó el juego que tiene que dar a conocer Fire Emblem al mundo en base a estos. En el juego podremos llegar a obtener para nuestro ejército a prácticamente todos los personajes que han aparecido durante la saga principal de Fire Emblem (aunque no están todos de salida, irán apareciendo poco a poco, como es normal en títulos para móviles). A continuación veremos como a partir de los personajes la saga ha evolucionado de la manera más radical.

Las mecánicas del juego

En este nuevo Fire Emblem la historia es completamente superficial. El jugador representa el estratega que dirige las tropas de Askr que deben acabar con los planes malvados de Embla. El estratega no entra en combate, pero puede invocar antiguos héroes del universo de Fire Emblem para que luchen con él (o ella; la elección de sexo es para el jugador). Sin embargo, esto no tiene sentido: a los pocos minutos de jugar la campaña los héroes que el jugador ha adquirido estarán también en el bando del rival, duplicados, y el hilo narrativo se deshilacha por cretino. Los personajes de El Enmascarado y Verónica, de Embla, y Sharena y Alfonso, de Askr, están para llenar el espacio de una nueva historia que, en realidad, está completamente vacío.

Por eso no mencionaremos más aspectos de esta historia y nos centraremos en los combates, el invento de este juego, y la adquisición y personalización de nuestros héroes, el gran acierto. Veremos como ambos conceptos encajan suficientemente bien para nutrir de un cierto encanto a este nuevo juego que, como adelanto, diremos que es rápido y engancha, como mandan los cánones del juego para móvil.

Las batallas en FE Heroes son mucho más breves que en los juegos de pago. Ahora la cuadrícula es mucho menor. Esto directamente incide en que no haya un desarrollo en la batalla y la estrategia mengüe: en este juego las carencias de tu ejército no se podrán solucionar mediante una inteligente lectura del campo de batalla. Este está demasiado limitado, aunque sea suficientemente variado para que, a veces (y solo a veces), sea influyente.

A cambio de reducir el componente estratégico, Fire Emblem Heroes potencia el rol. La saga es conocida por ser de rol, claro está, pero debido al protagonismo acentuado de los personajes y la limitación estratégica en la batalla, mejorar las características de los héroes, tener que invocar nuevos y vernos obligados a subir el nivel de estos constantemente para superar los niveles de la campaña sitúa al título todavía más cercano al RPG. La jugada de Intelligent Systems es clara: para mejorar nuestro ejército con celeridad, hay que pasar por caja. De este modo, el rol permite que el juego dé beneficios por sí solo (y no solo enmarcado en la estrategia de Nintendo de publicitar la marca Fire Emblem).

Todas las mecánicas relacionadas con el rol sin duda dan profundidad al juego. Invocar todos héroes y subirlos a su máxima rareza (los héroes no solo tienen nivel, sino que también rareza basada en estrellas) es una meta que el jugador no alcanzará en meses. Sin embargo, se verá premiado al conseguirlo. El sistema de batalla de Fire Emblem Heroes permite agrupar tu ejército en 20 batallones distintos de cuatro héroes cada uno. Debido al sistema de combate de piedra, papel, tijera, y las distintas clases de las unidades del jugador, conviene formar bastantes batallones variados y potentes. Y eso solo se puede conseguir a base de horas de juego.

Para complementar esta larga tarea, Intelligent Systems ha prometido la aparición de nuevos mapas y héroes a medida que avanza el juego: ¡habrá que amenizarlo! De otro modo, este se resentiría y resultaría repetitivo.

El diseño de Fire Emblem Heroes

Ya hemos mencionado la importancia de los personajes en este juego. Obviamente, desde la dirección del diseño artístico se han potenciado: cada uno tiene varios diseños propios, todos de gama alta. La personalidad de los personajes puede conocerse solo observándoles, sin que haga falta conocer el juego en el que cada uno aparece (que, debido a la estrategia de constantemente relacionar el juego del móvil con el juego tradicional, está señalado en el texto que lo describe).

La base que se toma como punto de partida es el estilo de los últimos juegos de la saga -esto es, Awakening y Fates-. De hecho, los nuevos personajes parecen sacados de estos títulos. No obstante, todos los diseños de la historia de Fire Emblem tienen un hueco en Heroes y se puede observar el progreso en el arte que hacíamos referencia en el principio del análisis. Desde un renovado Marth hasta Daraen, hay espacio para la inmejorable Lyn, la voluptuosa Camilla y otros tantos. Todavía falta saber como serán los héroes de Path of Radiance o Radiant Dawn, los grandes olvidados en el estreno.

Una decisión del diseño que no es acertada es la de los personajes en el campo de batalla. El modelo es el de los juguetes Nendoroid, esos con la cara cuadrada y muy grande que contrasta con el cuerpecito para conseguir figuras, digamos, monas. Hay que tomar esta decisión claramente como un intento de encandilar al público del móvil acostumbrado a stickers y emoticonos con diseños similares. No obstante, esto no quita que sea una aberración comparado con la trayectoria de la Fire Emblem.

Entre otros aspectos, cabe destacar que la interfaz del juego está muy por encima del nivel general en los videojuegos para móviles. Toda la información que se maneja está muy bien estructurada con un bonito diseño que traslada al jugador al universo de fantasía medieval típico de la saga.

La guerra no será online

El modo multijugador en la saga Fire Emblem no ha sido frecuente. Al contrario, la base del juego siempre ha sido un modo de un jugador bien diseñado. Sin embargo, esta entrega tenía un potencial enorme para incluir el modo multijugador en línea y hacer que fuera el mejor de los modos. Teniendo en cuenta que los personajes son equiparables a Pokémon (hay que conseguirlos todos, hay un número enorme de estos, y unos tienen ventaja sobre otros y debilidades otros distintos, etc.), era de esperar que este juego tuviera un componente de combate parecido al de la saga de Game Freak.

Nada más lejos de la realidad. Lo más parecido al modo multijugador es un modo Coliseo en el que podremos medirnos con un batallón de cualquiera de los jugadores del juego de todo el mundo. Sin embargo, solo jugaremos contra sus héroes llevados por la IA. Para entendernos, es más parecido al modo Carrera de Super Mario Run en el que competimos contra la sombra de un jugador. Pero, ¡claro!, sin sombra. Solo a los personajes con los estados de otro llevados por la máquina.

Los micropagos, al detalle

Los micropagos, como hemos adelantado anteriormente, sirven para acelerar nuestro avance en el juego. Cabe resaltar aquí que no son clave para competir. Recordamos que Fire Emblem Heroes no permite competir en línea con jugadores de todo el mundo por ahora y que las ayudas por micropagos se asemejan más a las de Candy Crush Saga que Heartstone, por poner dos ejemplos conocidos. Entonces, ¿Para qué sirven? Lo detallamos en una lista a continuación:

  • Con el dinero real solo compras orbes. Estos funcionan como moneda dentro del juego.
  • Los orbes permiten invocar nuevos héroes. 5 orbes invocan un personaje de la saga Fire Emblem. Si invocas héroes en cadena, las invocaciones salen más baratas. 5 nuevos héroes en cadena cuestan 20 orbes.
  • Se pueden adquirir orbes gratis jugando la campaña. Esta se vuelve bastante difícil al cabo de 6 o 7 mundos. Hasta entonces, los orbes se consiguen con facilidad; luego, no.
  • Las batallas cuestan energía; las batallas del coliseo, excepcionalmente, cuestan también gladius. Tanto la energía como los gladius se agotan y habrá que esperar durante un tiempo real para recuperarlos. No obstante, pueden recuperarse mediante orbes.
  • Se pueden adquirir mejoras como aumentar la experiencia adquirida por cada combate pagando orbes.
  • En el juego hay múltiples objetos que ayudan mejorar al héroes o ayudarte en combate. Se pueden conseguir jugando o, por supuesto, a cambio de orbes.

Conclusión

En definitiva, Fire Emblem Heroes es un título que cumple con las expectativas que esperábamos: un juego capaz de potenciar la imagen de mercado de la saga Fire Emblem. ¿Cómo han logrado esto? Mediante un notable diseño artístico basado en los últimos juegos de la saga que resalta el emblema de esta: sus personajes. Los personajes son los héroes y en este juego adquieren un componente Pokémon: requiere mucha dedicación hacerse con todos, tienen clases distintas y hay que organizarlos en batallones de cuatro o equilibrados o especializados.

Por el momento, no se sabe nada de un modo multijugador en línea que permita batallas por turnos a tiempo real. El juego tiene potencial para brillar en este aspecto. En cambio, un pobre modo Coliseo ocupa el espacio que debería ocupar el gran modo de duelo.

Desde luego, si queréis las enormes batallas llenas de épica y estrategia de los juegos clásicos este no es el juego. Sigue el modelo de negocio en móviles basado en cortas pero intensas partidas, pensadas para jugadores que juegan en espacios como el metro, el bus o la salita de espera.

Nintenderos.com utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar